Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudadanos se mostrará dispuesto a entrar en el gobierno de otro partido durante la campaña

La formación variará su estrategia del 20-D para combatir la apelación del PP al voto útil y demostrar que quiere desbloquear la situación, según el portavoz Juan Carlos Girauta

Albert Rivera y Juan Carlos Girauta, en una imagen de archivo. Ampliar foto
Albert Rivera y Juan Carlos Girauta, en una imagen de archivo. EFE

Ciudadanos se mostrará dispuesto a entrar en un Gobierno de otro partido durante la próxima campaña electoral, según Juan Carlos Girauta, miembro de su Ejecutiva, número uno de la lista por Barcelona y portavoz parlamentario. La formación emergente persigue dos objetivos: demostrar que hará los máximos esfuerzos para desbloquear las negociaciones para formar un nuevo Ejecutivo, y combatir el discurso del PP, que apelará al voto útil presentándose como el partido mejor preparado para acabar con el desgobierno. A cambio, Ciudadanos exigirá la aplicación de un programa de reformas.

La decisión supone un giro táctico radical por parte de la formación emergente, que hasta ahora había establecido como uno de los principios rectores de su estrategia que solo entraría en gobiernos que presidiera.

"Si somos decisivos, si somos fuertes, habrá un gobierno estable y se harán las reformas que España necesita", argumenta Girauta en conversación con EL PAÍS. "Yo creo que es bueno que Ciudadanos explique en campaña que va a entrar en el Gobierno y que por lo tanto va a aplicar ejecutivamente las reformas que se propone", prosigue. "También, que en su política de pactos desea incluir a las fuerzas constitucionalistas, y que las tres son necesarias para una reforma constitucional, y que eso significa todas las variantes imaginables de compromiso posible entre las tres fuerzas constitucionalistas", añade. "En mi opinión, Ciudadanos tiene que entrar en el Gobierno, y además creo que entrará en el Gobierno", subraya. "Albert ha dicho que no lo descartamos, lo que en el fondo es decir lo mismo. Si no lo descartas, te sientas a una mesa de negociación con esa carta destapada. Y todos tenemos que jugar con las cartas destapadas porque la situación española es muy complicada. Llevamos muchos meses sin Gobierno. Y no puede ser", cierra.

Rivera defenderá durante la campaña que la entrada de Ciudadanos en el gobierno de otro partido no es un objetivo en sí mismo, pero ya no lo descartará si eso le permite condicionar la formación del Ejecutivo a que ejecute una hoja de ruta reformista inspirada en su programa. Otros portavoces, entre ellos Girauta, se expresarán con más contundencia.

Solo los resultados que depare el 26-J permitirán saber a la formación emergente si su socio prioritario es el PP o el PSOE. Todo dependerá de la aritmética parlamentaria, que pone en 176 diputados la frontera de la mayoría absoluta. En la Ejecutiva del partido siguen considerando que lo deseable es un acuerdo a tres. Sea cual sea el formato, sin embargo, se mantendrá un escollo que ya fue insalvable tras las pasadas elecciones generales de diciembre de 2015: Ciudadanos sigue considerando que Mariano Rajoy no es el candidato idóneo para ocupar La Moncloa.