Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE valenciano se sale de la foto de unidad de Sánchez

Los socialistas cierran filas en torno a su secretario general

El presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig.

Ahora toca remar en la misma dirección. Esta es la actitud mayoritaria del PSOE que, salvo imprevistos, se mantendrá hasta las elecciones el próximo 26 de junio. La muestra absoluta de unidad se visualizará hoy cuando la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, presente de forma oficial al candidato a La Moncloa, Pedro Sánchez. En la fotografía solo faltará el presidente valenciano, Ximo Puig, que no acudirá al acto. Ni la dirección ni los líderes regionales le han apoyado en su intento de pactar con Podemos y Compromís la lista para el Senado.

La crisis con el partido en Valencia será el único nubarrón sobre el PSOE. Este viernes hubo un primer encuentro del secretario general, Pedro Sánchez, con los líderes territoriales y hoy será el día grande para el candidato: la jornada de su proclamación. El presidente valenciano no estuvo este viernes y tampoco acudirá hoy a la localidad madrileña de Móstoles, donde Susana Díaz será la presentadora oficial del candidato a presidente. De puertas para afuera alega que su agenda institucional se lo impide y, en efecto, tiene compromisos, pero en su entorno no se oculta su malestar por los días de tensión vividos por su enfrentamiento con la dirección federal y directamente con Sánchez.

El aprecio a Puig de otros barones territoriales y, singularmente, de la presidenta de Andalucía, y la importancia del partido socialista valenciano (PSPV) no impedirá que hoy todos hagan abstracción de este conflicto y manifiesten su apoyo a Sánchez. Hoy empieza la campaña electoral para el PSOE y no se pueden permitir la menor escaramuza, aseguran distintos dirigentes territoriales.

“Acatamos”

Así se vio este viernes en la comisión federal de listas, que el PSOE aprobó por unanimidad. El conflicto con Valencia llegó a la comisión y el mal trago se pasó, en parte, gracias a la actitud de los dirigentes valencianos que no llegaron hasta el final. Los socialistas valencianos defendieron la negociación con Podemos y Compromís para hacer candidaturas conjuntas al Senado con un programa exclusivamente valenciano sobre financiación, inversiones y deuda histórica. Tras su alegato y ante la decisión en contra de toda la comisión retiraron la propuesta y se aprobaron las candidaturas de socialistas valencianos para concurrir al Senado.

“Es un error de la dirección no permitirnos hacer esa negociación pero lo acatamos”, señaló el secretario de Organización, Alfred Boix, con un punto de tristeza. “No vamos a ir en contra del partido”, recalcó Boix. No fue una sorpresa ya que el presidente de la comunidad, Ximo Puig, había señalado que su planteamiento no era “en absoluto, un pulso a Sánchez”. Siempre adelantó que acataría la decisión de la dirección federal.

Las negociaciones del PSOE valenciano con Podemos y Compromís comenzaron hace tiempo, pero se han cruzado con la oferta sorpresa de Pablo Iglesias, líder de Podemos, el pasado martes a Sánchez, para negociar listas conjuntas al Senado en toda España. Sánchez le dio un no rotundo. A partir de ahí, Podemos puso en marcha la misma operación pero por regiones.

Los dirigentes socialistas también han rechazado la oferta comunidad a comunidad. “La operación de Pablo Iglesias de tratar de enredar en el PSOE nos ha perjudicado porque nuestra negociación era exclusivamente valenciana para trasladar el pacto de gobierno y las políticas que necesitamos poner en marcha en la comunidad a la cámara territorial” , explicó el presidente valenciano a EL PAÍS.

No hay solución, aunque el gobernante valenciano defiende que en el PSOE está pendiente el debate sobre la pluralidad de España. “Por supuesto que tenemos un proyecto distinto del de Podemos, por supuesto que estoy en contra del órdago de Pablo Iglesias, pero se trataba de abordar una excepción porque la Comunidad Valenciana vive una situación excepcional”, concluye Puig.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información