_
_
_
_

Hallados con vida los dos españoles desaparecidos en Malasia hace 10 días

Estaban a la deriva y han sido rescatados por un pesquero vietnamita

Marta Miguel y David Hernández.

"Les hemos encontrado" ha sido el mensaje de WhatsApp que ha permitido a los familiares de David Hernández y Marta Miguel respirar aliviados al saber que sus allegados, que han permanecido a la deriva durante 10 días perdidos en medio del océano, se encuentran "bien". Los dos madrileños, que desaparecieron el pasado 2 de mayo frente a las costas de Malasia, han sido rescatados con vida y navegan de regreso al Estado de Sabah, en el norte de la isla de Borneo, donde les espera la cónsul española, Meritxell Parayre, que ha hablado ya con ellos por teléfono. Aparentemente, ambos se encuentran en buen estado, según ha confirmado este jueves el Ministerio de Asuntos Exteriores español. La pareja fue rescatada por un pesquero vietnamita junto a un ciudadano chino y otro malasio que le acompañaban.

Más información
Buceadores malasios buscan la lancha en la que viajaban los dos españoles desaparecidos
Hallado el motor de la barca en la que viajaban los dos españoles desaparecidos en Malasia
La familia de los desaparecidos: “Son listos y fuertes, esperamos que no arriesguen demasiado”

La pareja ha informado a sus familias de que se encuentran "bien", según el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación en funciones, José Manuel García-Margallo. En declaraciones a TVE recogidas por Europa Press, el ministro ha precisado que Marta Miguel había grabado un audio y se lo había enviado por teléfono a su tía, que se encargó de dar la noticia al resto de la familia. En ese mensaje de audio, Marta "aseguraba que tanto ella como David" Hernández "se encontraban bien".

Sandra Hernández, hermana de David, ha asegurado que la familia está feliz con el desenlace y que, tras el nerviosismo con el que han vivido estos días por la suerte de sus seres queridos, espera que ambos vuelvan a Madrid "cuanto antes", una vez hayan terminado los trámites necesarios y de que los médicos examinen su estado de salud. "Hemos hecho todo lo que hemos podido", ha dicho Sandra, quien ha agradecido la ayuda de la cónsul española en Malasia, "que no ha dejado sola a la familia en ningún momento" y quien pudo establecer contacto telefónico con la pareja, de manera que David y su hermano desplazado a Malasia —que fue quien les envió el mensaje a través de WhatsApp— han podido hablar.

El barco, de entre 12 y 15 metros de eslora, desapareció el pasado 2 de mayo, cuando realizaba el trayecto entre la isla de Balambangan y el distrito de Kudat, que se cubre en unas dos horas. Todo apunta a que tuvieron un problema en los motores y la embarcación quedó a la deriva. El rescate se produjo a unas 200 millas de la isla de Borneo, en aguas territoriales vietnamitas del mar de China meridional.

El ministro de Exteriores español, José Manuel García-Margallo, ha explicado que en las operaciones de búsqueda se utilizaron "un total de nueve buques, tres aviones, un helicóptero y un equipo de buceadores". "Yo creo que no se ha podido hacer un esfuerzo mayor y quiero aprovechar la ocasión para dar las gracias a las autoridades malasias", ha agregado nada más descender de su avión en el aeropuerto Mariscal Sucre de Quito, país en el que se encuentra de visita.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El titular de Exteriores ha comentado, que de acuerdo con las últimas informaciones que ha recibido, los dos madrileños están a bordo de un buque malasio que los lleva a una base militar, donde se someterán a un reconocimiento médico "para que se reconstituyan un poco y para saber qué es lo que ha pasado". El viaje hasta el puerto puede durar unas ocho horas. Después, García-Margallo ha indicado que los rescatados "volarán a la ciudad donde está su familia, que les están esperando en la capital de Saba".

David Hernández, de 29 años, y Marta Miguel, de 30,ambos de Madrid, vivían desde el pasado enero en Malasia, donde se establecieron en Borneo en busca de oportunidades. Él es electricista y se encargaba del mantenimiento y ella, especialista en comunicación, se encargaba de la gestión del complejo. Desaparecieron cuando habían salido a hacer una excursión en barco junto al dueño del resort en el que trabajaban, el chino Tommy Lam, y la malasia Armella Ali Hassan, otra empleada del hotel.

La embarcación que alquilaron para cubrir el trayecto entre la isla de Balambangan y el distrito de Kudat (el punto más al norte de la isla Borneo), tenía chalecos salvavidas, pero no GPS.

El pasado domingo, un pescador encontró el motor de la barca entre sus redes. "El pescador informó de que recuperó un motor Yamaha (...), después fue reconocido por la familia de Tommy como parte del bote que se perdió", señalaron entonces las autoridades malasias. Posteriormente, se halló una embarcación hundida, que estaba siendo inspeccionada por buzos, con el temor de que fuera la suya. Al no haberse producido ninguna reivindicación, el ministro de Asuntos Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo, había descartado la hipótesis de un secuestro por parte de piratas o del grupo yihadista Abu Sayyaf, que actúa en la zona.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_