Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Albert Rivera, contra los chamanes del populismo

"Trump, Le Pen y Podemos son hijos de lo mismo", dice el candidato de Ciudadanos

Ciudadanos Ampliar foto
Toni Cantó y Albert Rivera, junto a los actores de la obra Debate, en el coloquio

Es martes por la noche y Albert Rivera se enfrenta a lo más sucio de la política y de sus profesiones aledañas. El presidente de Ciudadanos observa cómo dos hombres solitarios negocian las condiciones de un debate electoral clave. Ve sus mentiras bajo los focos. Sus trampas lejos de las cámaras. Sus trapicheos en rincones oscuros. Y asiente. Rivera está viendo Debate, la obra de teatro que acaba de estrenar Toni Cantó, diputado de su partido. Reconoce un reflejo exagerado de la vida real en esa crítica al bipartidismo que se escenifica sobre las tablas. Cuando termina la función, el candidato participa en un coloquio y advierte contra "los chamanes" del populismo. "No despreciemos lo que tenemos ni la amenaza que se nos viene encima", dice. "Trump, Le Pen, Syriza y Podemos son hijos de lo mismo, de la crisis", asegura.

Rivera habla sobre las tablas negras desgastadas de una sala de los Teatros del Canal, en Madrid. A sus espaldas se retuercen las barras que conforman la tramoya desnuda del escenario. Una gotera golpea el suelo con persistencia rítmica. Lo que ha visto, dice, le recuerda a una mezcla de House of Cards y el Ala Oeste de la Casa Blanca, dos series televisivas sobre política y políticos. Justo cuando la repetición electoral del 26-J ya es inevitable, Rivera escucha cómo Cayetana Álvarez de Toledo, exdiputada del PP, toma la palabra para pedirle una receta "para combatir al populismo".

"El populismo se combate acabando con las causas que le dan alas", contesta el líder de Ciudadanos. "Se alimenta de que hay siete millones de españoles que no llegan a fin de mes, de la corrupción, y hay que acabar con eso. Es la consecuencia de un sistema que se degrada, y trae soluciones mágicas", argumenta. "La política tiene que dar soluciones. Trump, Le Pen, Syriza y Podemos son hijos de lo mismo, de la crisis", advierte. "Hay que empatizar con las causas que aprovecha el populismo, y combatirlas. Los chamanes, las soluciones chamán, las soluciones mágicas, no funcionan", asegura en una nueva crítica a Podemos.

Rivera habla de Venezuela. De la falta de alimentos. De que no hay medicinas. De la ausencia de libertades que reflejan sus conversaciones con Lilian Tintori, la esposa del preso político Leopoldo López. Y todo eso, dice, es un resumen de los peligros que encierra el populismo.

El centenar de personas que le preguntan y le escuchan, asienten. Todos han visto una obra que describe la decadencia del bipartidismo. Todos se preguntan cómo cambiarán las cosas ahora que han aparecido Podemos y Ciudadanos para convertir la partida a dos en un juego a cuatro. Rivera lo resume apoyándose en el texto de Debate. Y dispara: "[Para ganar] Ahora no basta con que el otro lo haga mal, hay que hacerlo bien. La competencia va a obligar a que los viejos partidos se pongan las pilas. Y si no, como dicen en la obra, vendrán los putos emergentes".

Más información