Podemos cede a IU escaños que no tiene asegurados

La federación de izquierdas logra solo dos puestos que corresponden a diputados que Podemos sacó el pasado 20 de diciembre

El acuerdo de coalición entre Podemos e Izquierda Unida supone que el partido de Pablo Iglesias cede a la federación ocho puestos en sus listas al Congreso que ambas formaciones entienden que tienen posibilidades de salir elegidos. No obstante, la letra pequeña del reparto de posiciones en las listas revela que de esas ocho actas en el Parlamento, solo dos corresponden a diputados que Podemos sacó el pasado 20 de diciembre. El resto se sitúan en puestos en distinto grado de probabilidad, y Podemos admite que el octavo está fuera de la suma de votos de ambos. El candidato de IU, Alberto Garzón, será el 5 por Madrid.

Los líderes de Podemos, Pablo Iglesias, y de IU, Alberto Garzón, tras anunciar su preacuerdo de coalición electoral.
Los líderes de Podemos, Pablo Iglesias, y de IU, Alberto Garzón, tras anunciar su preacuerdo de coalición electoral.Ballesteros (EFE)

Podemos ha concedido a IU solo tres cabeza de lista en la próxima candidatura conjunta, que además corresponden a circunscripciones (Ciudad Real, Palencia y Teruel) donde ni el partido de Pablo Iglesias ni la federación de izquierdas lograron representación el pasado 20-D. Ambas formaciones confían en que la suma de sus votos les otorgue ahora escaños en esas provincias, y en lograr en conjunto hasta 16 nuevos escaños más allá de los 46 que obtuvieron (42 Podemos en solitario, dos IU) en las pasadas generales.

Más información
Izquierda Unida renuncia a la República en su alianza con Podemos
'Cambiar España: 50 pasos para gobernar juntos'
Podemos e IU concurren juntos a las elecciones
Rajoy: “No son tiempos para amateurs”

Se trata, en realidad, de una proyección realizada a base de una suma aritmética de sus sufragios siempre en el escenario de que repitan como mínimo el mismo resultado. La lectura del complejo juego de probabilidades para que salgan elegidos los candidatos revela que la “generosidad” de la que ha hecho gala Podemos en la distribución de las listas es algo ajustada. Teniendo en cuenta, además, que sigue la proporción de que un sexto de los escaños logrados sería para IU, cuando la federación de izquierdas aporta un cuarto de los votos a la coalición. Y revela, también, cómo de complejas han sido las negociaciones en este punto, y por qué el sudoku encalló el acuerdo a final de la semana pasada.

El partido de Pablo Iglesias difundió este martes una clasificación de los puestos en cuatro tipos de probabilidad, de más alta probabilidad de ser elegidos a menos, y aseguró que ha concedido a IU hasta siete puestos entre el tipo uno y dos. Los del primer tipo se convertirían en escaño solo de repetirse los votos de Podemos, mientras que los del segundo requieren la suma de los votos de ambos partidos para convertirse en escaños. Todos los demás están en un escenario de mejora de los resultados del 20-D. En el partido de Alberto Garzón se admite, sin embargo, que solo cinco podrían estar realmente asegurados.

En Madrid, IU tendrá el puesto 5 (para Alberto Garzón), el 9 (presumiblemente para la otra diputada esta legislatura, Sol Sánchez) y el 11, presumiblemente también para el abogado Enrique Santiago. Los tres de Madrid, por ejemplo, se dan por asegurados, aunque el 11 está fuera de los resultados del 20-D, cuando Podemos logró ocho diputados e IU dos.

Podemos no ha utilizado los huecos que tenía de cabeza de lista en dos circunscripciones, Jaén y Almería, para colocar a los dirigentes de IU. En Jaén, donde IU no tendrá representante en posible puesto de salida, el número uno de Podemos, Andrés Bódalo, está en la cárcel condenado por agresión. En Almería, el número uno de la lista de Podemos, David Bravo, renunció por motivos personales. En ambos casos el candidato de Podemos es todavía una incógnita. Podemos tampoco ha desplazado a Sergio Pascual del número uno por Sevilla. El exsecretario de Organización del partido de Pablo Iglesias fue destituido por “pérdida de confianza”.

IU tendrá, además, tres segundos puestos, en Álava, Málaga y Córdoba, y cuatro terceros, en Sevilla, Zaragoza, Cádiz y Asturias. El de Zaragoza también será repartido con Podemos (el número dos de Podemos será diputado dos años y a los dos años entrará el diputado de IU, que es el tercero). En el caso de Asturias, se establece la precisión de que se contará con un senador asturiano si no se obtiene representación al Congreso. De los segundos puestos, el de Málaga es el más asegurado, toda vez que Podemos tuvo dos diputados, e IU se quedó cerca de lograr representación en la tierra de su candidato. En Córdoba, por ejemplo, donde Podemos logró un escaño e IU ninguno, que entrara el segundo dependería, recuerdan en la coalición, de factores como que el excoordinador de IU Julio Anguita hiciera campaña por la candidatura conjunta y movilizara a una provincia con fuerte base electoral de izquierdas.

Los terceros puestos son, evidentemente, más lejanos, aunque el de Sevilla se ve seguro porque Podemos obtuvo dos escaños e IU tiene un importante apoyo en la provincia.

Los críticos de la federación de izquierdas dudan de que el acuerdo “suponga un avance significativo con respecto a la concurrencia de IU en solitario a estas elecciones”, se quejó la candidatura de IU, sí,con más fuerza, de la que es afín el coordinador Cayo Lara. No están conformes ni siquiera con la proporción de uno a seis para IU, ya que enfatizan que la proporción de votos en las elecciones del 20-D fue de uno a cuatro.

Sobre la firma

Elsa García de Blas

Periodista política. Cubre la información del PP después de haber seguido los pasos de tres partidos (el PSOE, Unidas Podemos y Cs). La mayor parte de su carrera la ha desarrollado en EL PAÍS y la SER. Es licenciada en Derecho y en Periodismo por la Universidad Carlos III de Madrid y máster en periodismo de EL PAÍS. Colabora como analista en TVE.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS