Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal se opone a recusar a López y Espejel en el ‘caso Zapata’

El ministerio público pide archivar la causa contra el edil por humillar a las víctimas del terrorismo

Guillermo Zapata
El concejal del Ayuntamiento de Madrid Guillermo Zapata. (EFE)

La Fiscalía de la Audiencia Nacional se ha opuesto a la petición de la defensa del concejal de Ahora Madrid Guillermo Zapata de que los jueces conservadores Enrique López y Concepción Espejel sean apartados de la causa contra el edil por humillación a las víctimas del terrorismo. El ministerio público cree que no hay motivos para la recusación de ambos magistrados, que forman parte del tribunal que resuelve sobre los recursos de las partes en la fase de instrucción y que no juzgarán al concejal en caso de que la causa llegue a juicio.

Precisamente, el hecho de que la Sección Segunda de lo Penal de la Audiencia Nacional, de la que forman parte López y Espejel, no va a enjuiciar a Zapata es el motivo principal de la fiscalía para oponerse a la recusación de ambos magistrados. "La sala no incurrirá en una pérdida de imparciaildad al no tratarse de un tribunal de enjuiciamiento", señala el fiscal, Carlos Bautista.

La fiscalía ha pedido archivar la causa contra Zapata al entender que no había ánimo de humillar a las víctimas del terrorismo cuando en 2011, cuatro años antes de ser elegido concejal, escribió el siguiente tuit: "Han tenido que cerrar el cementerio de las niñas de Alcàsser para que no vaya Irene Villa a por repuestos". En su momento, el edil enmarcó esta frase en el debate sobre los límites de la libertad de expresión, y así lo ha defendido ante el juez Santiago Pedraz cuando ha sido citado a declarar.

A finales de marzo, la defensa de Zapata recusó como "enemigos" políticos a los jueces López y Espejel, próximos al PP y que han sido ya apartados por la Audiencia Nacional del tribunal que juzgará el caso Gürtel de corrupción que afecta a la formación conservadora.

"Entendemos que si no se les deja juzgar a "amigos", con menos motivos se les debería dejar participar en decisiones judiciales que pueden marcar el destino procesal de un "enemigo", como lo es el señor Zapata en su condición de concejal de un partido contrario ideológicamente al del Partido Popular, y por tanto su posición será mucho más cuestionada en ese escenario, y su apariencia de imparcialidad absolutamente inexistente", sostenía el abogado Eduardo Cuadrado, que representa a Zapata.

Para apoyar estos argumentos, la defensa se basa en los motivos que llevaron a apartar a ambos magistrados de los juicios de Gürtel y de los papeles de Bárcenas —haber sido nombrados vocales del Poder Judicial a propuesta del PP o los trabajos de López en FAES—, así como en el voto discrepante de Ricardo de Prada, que se opuso a la decisión de sus compañeros de ordenar a Pedraz que reabriera este procedimiento tras archivarlo en dos ocasiones.