_
_
_
_
_

Padre al 99,99%

Álvaro Area es, según las pruebas biológicas, el progenitor de un bebé al que su expareja dio en adopción tras decirle que había muerto. Un juez paró la entrega

Álvaro Area, repasa los papeles del juzgado, en su domicilio de Torre Pacheco.
Álvaro Area, repasa los papeles del juzgado, en su domicilio de Torre Pacheco.

A Álvaro Area le faltaba un papel. Solo eso. Porque este militar gallego, de 26 años, siempre tuvo la certeza de que él era el padre del bebé nacido el 31 de diciembre en el hospital murciano de Los Arcos, al que su expareja dio en adopción tras comunicarle que el pequeño había muerto en el parto. Entonces tuvieron que pasar dos meses para conseguir su primera victoria: una magistrada ya paralizó en febrero la entrega del pequeño. Ahora, cuatro meses después de comenzar la batalla judicial, ha conseguido la segunda: existe un 99,99% de probabilidades de que sea el progenitor, según la prueba de paternidad practicada por el Instituto Nacional de Toxicología, a la que ha tenido acceso EL PAÍS.

Más información
"Me dijeron que mi hijo había muerto"

"Mientras yo no fuese reconocido como padre, no tenía ningún derecho. Ahora debe cambiar eso", asegura Area, que recuerda cómo supo que el bebé seguía vivo gracias a una llamada de un trabajador social a principios de enero. "En ese momento, me quedé totalmente paralizado. De la emoción, me puse tan nervioso...", relataba hace semanas, apenas unos días después de que la juez parase la adopción tras comprobar que existían fuertes indicios de que el joven fuese el padre biológico del recién nacido, pese a que la madre afirmó que no sabía si era hijo de este militar gallego o de su actual pareja —a nombre del cual lo inscribió en el registro civil—.

Pero la prueba de paternidad deja claro la principal opción que la ciencia baraja. Según escriben los técnicos del Instituto Nacional de Toxicología, ante las dos tesis existentes —que sea el padre o una persona sin relación genética con el niño—, la primera es ocho billones de veces más probable. En esa línea, la titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 6 de San Javier (Murcia) ya escribió, en un auto de febrero, que Area aportaba "whatsapps [que indicarían] que ambos mantuvieron una relación íntima y que además estaban esperando un bebé". Además, también presentó una grabación donde la madre comunicó al militar que había perdido el bebé.

El pequeño se encuentra actualmente tutelado por la comunidad en un centro de menores de Cartagena. Tanto Area como la madre, que aseguró ante la magistrada que se arrepentía de haberlo entregado en adopción y que lo hizo porque estaba deprimida, reclaman la custodia del niño. De momento, ambos están a la espera de una decisión judicial. Eso sí, la magistrada ordenó en su auto, antes de contar con los resultados de la prueba de paternidad, que la Dirección General de Familia entregue el bebé a la expareja del militar "cuando lo consideren necesario" y "atendiendo siempre al interés principal del menor". "Creo que se la van a dar el día 14, aunque reclamaremos ahora que el proceso se paralice", apunta el gallego.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

J. J. Gálvez
Redactor de Tribunales de la sección de Nacional de EL PAÍS, donde trabaja desde 2014 y donde también ha cubierto información sobre Inmigración y Política. Antes ha escrito en medios como Diario de Sevilla, Europa Sur, Diario de Cádiz o ADN.es.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_