Sánchez se muestra partidario de encabezar un Ejecutivo monocolor

Luena critica la preocupación de Podemos por “los sillones”

Sánchez, en la rueda de prensa del pasado viernes en el Congreso.
Sánchez, en la rueda de prensa del pasado viernes en el Congreso.BERNARDO PÉREZ

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, si consigue una mayoría parlamentaria para llevar adelante un programa “reformista”, querrá hacerlo con un Gobierno monocolor, el de su partido. La propuesta de Podemos de formar parte de un Ejecutivo con el PSOE no encaja de entrada. “Algunos están más preocupados por los sillones que por las políticas sociales”, respondió el lunes el número dos del partido, César Luena. Por “principios y tradición, nosotros abogamos por un Gobierno en solitario”, dijo.

Más información
Sánchez asegura que no será presidente “a cualquier precio”
Podemos consultará en referéndum a sus bases cualquier pacto con el PSOE
El PSOE destaca que sus votantes ven bien un pacto con Podemos

Los socialistas no responderán a los emplazamientos públicos del partido de Iglesias hasta que Sánchez no tenga la responsabilidad de tratar de formar una mayoría, si el Rey le hace el encargo. Pero eso no ocurrirá hasta finales de semana.

Será inútil, por tanto, que Podemos trate de saber de inmediato las respuestas a sus propuestas que, eso sí, están produciendo estupor en las filas socialistas y también en la cúpula del partido. “Creíamos que la dirección de Podemos estaba preocupada por las políticas sociales que hay que poner en marcha y por la subida del salario mínimo interprofesional, pero solo habla de sillones”, respondió Luena, tras la reunión de la comisión permanente socialista.

“A todo responderemos cuando toque, y con las debidas formas y maneras”. Luena reprochó a Podemos que haga “numeritos y teatrillo”, que es como traduce la adjudicación de ministerios que ha hecho Iglesias en un hipotético Gobierno con los socialistas. Por “tradición” los socialistas apuestan “por un Gobierno en solitario”, señaló Luena para quien el PSOE, cuando llegue el momento, tratará con otras fuerzas sobre los problemas de los españoles y no de sillones; “por ese camino no”, advirtió.

Podemos no ceja, sin embargo, en su plan de adelantar sus intenciones a pesar de que el domingo el propio Sánchez mostró a Iglesias en conversación telefónica su desagrado por las formas y el fondo con los que se dirigían al PSOE.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El mensaje que Sánchez quiere transmitir fuera y dentro de su partido es que su actuación se guiará “por el interés de los españoles”.

Con el comportamiento de Podemos, la inclinación de la cúpula socialista por Ciudadanos se intensifica cada día. El partido de Albert Rivera no da facilidades y en eso no se engaña el equipo de Sánchez pero, al menos, coinciden en que Ciudadanos solo quiere hablar de políticas concretas.

La actitud de Podemos de poner en evidencia al PSOE, de hacer referencias continuas a las trabas que los líderes territoriales ponen al secretario general, o la descalificación de personajes relevantes del partido, como Felipe González, está haciendo que la cúpula socialista se pregunte si en realidad los de Iglesias quieren pactar o están ya en campaña electoral.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Anabel Díez

Es informadora política y parlamentaria en EL PAÍS desde hace tres décadas, con un paso previo en Radio El País. Es premio Carandell y Josefina Carabias a la cronista parlamentaria que otorgan el Senado y el Congreso, respectivamente. Es presidenta de Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS