Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Todos los incendios en Cantabria han quedado extinguidos

La lluvia, la retirada de los vientos y el trabajo de los bomberos reduce a 60 los fuegos activos en Asturias

Casas quemadas en El Franco
Casas quemadas en El Franco. EFE

Los 48 incendios forestales registrados este fin de semana en Cantabria han sido extinguidos, lo que ha llevado a desactivar el plan contra incendios que había puesto en marcha el Gobierno regional y que los soldados de la Unidad Militar de Emergencias (UME) se hayan retirado. Por otro lado, la llegada de las lluvias ha reducido a 60 el número de incendios activos en Asturias, de los que 33 estaban la pasada noche ya controlados.

Los incendios, iniciados a primera hora del sábado y que se multiplicaron hasta superar los 130 debido a las condiciones meteorológicas adversas, no han provocado daños personales, aunque sí han afectado a varias viviendas, cinco de ellas en El Franco, en cuya capital, La Caridad, se instaló ayer el puesto de mando avanzado. El foco de uno de los de Asturias refleja que algunos pudieron ser intencionados.

Según han informado a Efe fuentes del Gobierno cántabro, los focos de fuego que había en los montes de la región ya están todos extinguidos, incluso el que permanecía activo a primera hora de esta noche, un incendio en la zona de Campoo-Cabuérniga. Hasta 140 efectivos han trabajado durante la jornada de este domingo en la extinción de los incendios.

La mejoría de las condiciones con las primeras precipitaciones que han caído en la región, la reducción de las rachas de viento sur, y el descenso de las temperaturas han posibilitado que se apagaran la mayoría de los fuegos.

La comarca más afectada en Cantabria por el fuego ha sido la de Cabuérniga, sobre todo el municipio de Los Tojos, y también los incendios han llegado a las proximidades de núcleos como Uznayo (Polaciones) y La Cavada (Riotuerto).

Aunque aún no se pueden cuantificar las hectáreas quemadas, las primeras estimaciones apuntan a que se habrían visto afectadas extensiones importantes de masa forestal "con los perjuicios económicos y medioambientales que eso supone", señala el Gobierno.

Más información