Ciudadanos se plantea abstenerse si hay mayoría suficiente para gobernar

El número dos de Rivera planteará esa estrategia a la Ejecutiva si el PP o el PSOE obtienen mayoría suficiente y no son apuntalados por Podemos e independentistas

Albert Rivera durante el acto de cierre de campaña.
Albert Rivera durante el acto de cierre de campaña.luis sevillano

El núcleo duro de la dirección de Ciudadanos apuesta por que el partido se abstenga para investir presidente al candidato de la lista más votada el 20-D, independientemente de que esta sea la del PP o la del PSOE, y siempre que no llegue a acuerdos con Podemos o los nacionalistas. Así lo ha asegurado este viernes José Manuel Villegas, vicesecretario general del partido y jefe de gabinete de Albert Rivera, que aún mantiene la esperanza de que un vuelco en el voto de los indecisos le permita llegar a La Moncloa. Si finalmente el PP o el PSOE ganan las elecciones, la formación emergente votará en su Ejecutiva sobre el siguiente plan: no poner condiciones para abstenerse, permanecer en la oposición y apostará por permitir la gobernabilidad y dar estabilidad a España, según explicó Villegas a EL PAÍS. Poco después, el propio Albert Rivera ha confirmado este plan y ha pedido en la red social Twitter que, si su formación gana el 20-D, "el PP y el PSOE se abstengan" y le dejen gobernar. "Si gana uno de ellos nosotros lo haremos y estaremos en la oposición", ha dejado escrito.

"Nos hemos planteado la posibilidad de abstenernos a la lista más votada, independientemente de cuál sea, para poder desatascar [las negociaciones para formar Gobierno]", ha argumentado el número dos de Ciudadanos en conversación con este diario. "Si gana el PSOE con mayoría suficiente, nosotros podríamos abstenernos, o si gana el PP con mayoría suficiente, nosotros podríamos abstenernos para dar estabilidad", ha abundado el dirigente que se encarga de proponer la estrategia política de la formación. "No votaremos a favor ni de uno ni de otro. Hay esa posibilidad de la abstención. Será una decisión nuestra después de las elecciones, no la vamos a tomar antes de que los españoles hayan hablado", ha detallado. "Creo que lo mejor sería tomarla de forma incondicional, sin entrar en ningún tipo de negociación, como gesto para permitir la estabilidad y la gobernabilidad... pero eso lo tiene que decidir la Ejecutiva", ha seguido. "Ese es el planteamiento que yo llevaré. Tenemos cierta experiencia en tomar decisiones y mojarnos. Pensaremos en los que nos han votado, en que representamos el cambio y no la continuidad, y en que también representamos la estabilidad. En función de eso tomaremos las decisiones. El coste político, la erosión que pueda ocasionarnos una decisión u otra, no será el motivo por la que la tomemos. Cuando no piensas en los votos y sí en hacer las cosas bien, a medio plazo sales reforzado".

Más información
Rivera sobre Mas: “Fingen una pelea en público y luego se reúnen en privado”
‘The Economist’ recomienda votar a Ciudadanos

Estas son las líneas maestras que se someterán a la aprobación de la dirección del partido. El voto afirmativo se reservará única y exclusivamente para Rivera, que en ningún caso le dará su voto favorable a Mariano Rajoy o Pedro Sánchez. El negativo será para cualquier candidato a la presidencia que llegue a acuerdos con Podemos o partidos independentistas o nacionalistas, sean dentro o fuera del Gobierno. La abstención, finalmente, se ofrecería como garantía de estabilidad, sin condiciones, y con Ciudadanos permaneciendo siempre en la oposición. Rivera ya ha argumentado en los últimos días que abstenerse no equivale a apoyar.

"¿Yo voy a votar a Podemos, Bildu, Compromís con el PSOE? No. No voy a votar una mayoría de perdedores". Rivera se ha mostrado esta mañana rotundo en su negativa a apoyar la formación de un Ejecutivo socialista que incluya a Podemos, formación que propone celebrar un referéndum que decida el encaje de Cataluña en España en el plazo de un año. El candidato de Ciudadanos, que intenta caracterizar al partido de Pablo Iglesias como un factor de inestabilidad, también ha insistido en que no votará afirmativamente la investidura de Mariano Rajoy (PP) o Pedro Sánchez (PSOE), mensaje que también les trasladó ayer a los siete primeros ministros de países europeos con los que se reunió en Bruselas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

"Hay una situación muy apretada, una volatilidad brutal, de un día a otro cambia el orden de cómo están esos partidos", ha valorado Rivera en un desayuno informativo organizado por El Periódico. "Todavía hoy hay un 17% o 18% de gente que va a votar y todavía no ha decidido. Está todo muy abierto. Lo que es novedad es que los cuatro partidos están en menos de ocho puntos. Eso es inaudito. Esa es la España que viene", ha seguido el candidato. "Lo que hemos hecho bien es no entrar en el barro. Yo no he insultado a nadie. Yo no me he gastado dinero en hacer panfletos. Yo no me he inventado tuits. Yo no he llamado cocainómano a nadie. Yo no quiero gobernar a cualquier precio".

Horas más tarde, durante un almuerzo-coloquio de Barcelona Tribuna, organizado por La Vanguardia, Albert Rivera ha insistido en que si no gana las elecciones ejercerá "una oposición responsable", es decir, que no apoyará "ni a Rajoy ni a Sánchez" con un voto afirmativo en el debate de investidura pero tampoco impedirá que gobierne el más votado, informa Àngels Piñol."Me parece correcto dejar comenzar la legislatura. Una cosa es que el Parlamento funcione y otra es estar implicado en un proyecto de Gobierno", ha afirmado el líder de Ciudadanos, sugiriendo de nuevo que se abstendrá para dejar gobernar a Rajoy o a Sánchez si es uno de ellos quien gana el 20-D. El líder de Ciudadanos ha acusado a Ada Colau de estar detrás de los "escraches" que sufrió su sede -"Es sospechoso y raro que se haga a todos los partidos menos a  Podemos. Ya sabemos quien es quien y quien es alcaldesa de Barcelona"- cierra esta tarde la campaña en la plaza de Santa Ana en Madrid.

Sobre la firma

Juan José Mateo

Es redactor de la sección de Madrid y está especializado en información política. Trabaja en el EL PAÍS desde 2005. Es licenciado en Historia por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Periodismo por la Escuela UAM / EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS