Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Podemos ha aceptado gran parte del discurso de la derecha”

El candidato de Unidad Popular-IU a La Moncloa asegura que no quiere acabar en la política

Alberto Garzón, en un momento de la entrevista.

Alberto Garzón (Logroño, 1985), candidato de Unidad Popular-Izquierda Unida a la presidencia del Gobierno, confía en “dar la sorpresa” y revertir unas encuestas desfavorables. El outsider de la política, como reza la canción de Los Ramones con la que entra en los mítines, esgrime un proyecto “coherente” de izquierdas contra la “mentira” del voto útil.

Pregunta. En noviembre de 2014 dijo en una entrevista en este periódico: “La calle no entendería que Podemos e IU no se unieran”. Al final van por separado.

Respuesta. La frase sigue siendo válida. Pero desde que Podemos rompió con la posibilidad de la unidad popular ha iniciado un giro hacia la derecha, hacia el centro, hacia un espacio más vacío de principios, sin la defensa de sus propuestas originales: el proceso constituyente, la lucha contra la OTAN, la nacionalización de las energéticas. En estas nuevas condiciones es imposible la confluencia.

P. ¿Con el Podemos actual no habría pactado?

Si el PSOE quiere nuestro apoyo exigiré una banca pública

R. Con el Podemos actual no hubiéramos intentado siquiera la unidad popular. El Podemos actual, y no me refiero a la gente de Podemos, sino al Podemos oficial, ha aceptado gran parte del discurso del adversario, de la derecha.

P. Con el paso del tiempo, ¿por qué cree que no llegaron a un acuerdo?

R. Veo que en Podemos hay dos almas, y la que ha ganado es la que detesta a la izquierda.

P. Ese alma, ¿quién la encarna? ¿Pablo Iglesias?

R. Creo que Pablo no, creo que Pablo tenía un interés sincero y honesto en que trabajásemos conjuntamente.

P. ¿Se siente responsable por dividir el voto de la izquierda?

R. Por supuesto que no. Mi propia trayectoria y la de la organización a la que pertenezco ha sido claramente construir la unidad de la izquierda y popular. Pero dos no colaboran si uno no quiere.

En Podemos ha ganado el alma que detesta a la izquierda

P. ¿Qué va a pasar con los diputados de las coaliciones que comparte con Podemos en Cataluña y Galicia? Si no consiguen grupo parlamentario propio, ¿se asociarán al de Podemos? ¿o irán al mixto?

R. Los de IU seguro que no irán al grupo de Podemos.

P. ¿Comparte los ataques de Podemos al PSOE?

R. No comparto las formas. Sí creo que el PSOE ha traicionado muchos de sus principios. Muy particularmente desde que comenzó la crisis, con el giro hacia el neoliberalismo de Zapatero. Pero hay un elemento mucho más importante: la incapacidad de la socialdemocracia para enfrentar esta crisis. Desde Zapatero a Hollande, estos partidos se encuentran atrapados entre una retórica de izquierdas y una práctica de derechas.

P. ¿Cree que es un error que la izquierda se ataque entre sí? ¿Su enemigo no es la derecha, sus políticas?

R. Siempre he pensado que es muy grave que la izquierda esté fragmentada, he sido un defensor a ultranza de la unidad de la izquierda. Pero nos encontramos ante una izquierda en general, y no solo en el caso español, en el que el electoralismo ha vencido, y eso es muy dramático.

¿Liderar el partido? Siempre he estado dispuesto a asumir responsabilidades

P. Pedro Sánchez ha citado a IU como una de las fuerzas a las que ofrecerá, si gana, un programa común para los próximos cuatro años. ¿Atenderá esa petición?

R. Lo que tenemos que ver es: ¿va [el PSOE] a derogar la reforma laboral de 2012? ¿Y la del 2010, que es igualmente perversa para la clase trabajadora de este país, y la hizo el PSOE? Si decide hacerlo, podremos empezar a hablar.

P. ¿Qué más condiciones concretas pondría para ese pacto?

R. La creación de una banca pública. Hay muchos más, no podemos ir a un espacio de regeneración democrática con un artículo 135 [de la Constitución] tal y como está.

P. ¿Apoyarían una investidura de Ciudadanos?

R. Depende de lo que proponga, pero con su programa laboral o de desigualdad de género me parece imposible.

P. ¿Y de Podemos?

R. Somos contrarios al complemento salarial que propone Podemos porque es subvencionar al empresario. Con eso no.

P. Los emergentes parecen a punto de desplazar prácticamente a partidos como Izquierda Unida o UPyD. ¿Le parece injusto?

Dentro de un año seguiré en Izquierda Unida y en el  PCE

R. Hay un elemento siempre de injusticia en la política, pero no estamos para lamentarnos. La gente creyó que partidos nuevos eran los únicos con capacidad de construir algo nuevo: creo que es una falsedad. Los partidos nuevos han replicado gran parte de los vicios de los viejos, como los debates electorales, en los que también participan de la exclusión, pero no solo, incluso en las propias políticas.

P. ¿Optará a asumir el liderazgo de IU, que ostenta Cayo Lara?

R. Necesitamos conocer los resultados del día 20 e iniciar un debate sereno y serio sobre cómo repensar la izquierda. Yo siempre he estado dispuesto a asumir responsabilidades en pos de una transformación social, por eso me hice diputado y acepté ser candidato.

P. ¿Qué significa repensar la izquierda? ¿Cerrar la ventanilla de IU y fundar otro partido?

R. No, en absoluto. Todos esos debates son colectivos, no de camarilla. IU tiene 30.000 militantes, tiene que acometer ese debate con tranquilidad. A partir de ahí construir instrumentos y fortalecer los instrumentos que ya existen.

No voy a acabar dentro de 30 años en la política. Quiero formar una familia, estar con los amigos

P. ¿Qué le enfada?

R. Lo que más, la hipocresía. Convertir la política en un instrumento maquiavélico. El lloriqueo también. Hemos pasado situaciones complejas en IU, pero uno no puede estar todo el rato quejándose, y hay gente que tiene tendencia a hacerlo.

P. ¿Dónde estará dentro de un año?

R. No sé dónde me veo dentro de tres semanas. Sí luchando, como he hecho hasta ahora en mi corta vida.

P. ¿En qué partido estará?

R. En Izquierda Unida y en el Partido Comunista.

P. Y en 30 años, los mismos que tiene, ¿dónde se ve?

R. No sé dónde voy a acabar, pero desde luego estoy convencido de que no voy a acabar en la política. Me gusta investigar, dar clases en la Universidad... Tener tiempo para estar con la familia, con mis amigos, para formar una familia, y eso la política lo hace muy complicado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información