Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez: “Podemos y Ciudadanos han renunciado a ganar al PP”

El candidato socialista dice que las formaciones emergentes "están en dañar al PSOE"

Pedro Sánchez en la plaza de Callao en Madrid, este miércoles.

El candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, ha vuelto a postularse hoy como el único capaz de impedir que el Partido Popular venza en las elecciones del 20 de diciembre. "No me resigno a que gane el PP, como hacen otras formaciones políticas que en lo que están es en dañar al Partido Socialista”, ha observado en un acto en la plaza del Callao, en el corazón de Madrid, en alusión a los partidos emergentes.

El aspirante socialista ha insistido en concentrar en torno suyo "el voto del cambio", esto es, los sufragios de quienes no quieran que Rajoy repita de presidente. “Hagamos útil nuestro voto apoyando al único partido que es capaz de poner fin a cuatro años más de resignación y de Rajoy, que es el PSOE”, ha proclamado en un acto en el que, por momentos, la multitud reunida hacía imposible dar un paso en la plaza del Callao, en el corazón de Madrid. Allí, bajo la pantalla gigante de los cines Callao con el lema "Un  presidente para la mayoría", el PSOE buscaba completar la idea de "un futuro para la mayoría", mensaje que el secretario de Organización, César Luena, presentó a finales de noviembre y que está focalizado en los votantes críticos con la gestión del PP, sean indecisos, de Podemos o de Ciudadanos.

Sánchez, al que la presión no parece incomodarle -"funciono mejor con ella", sostiene-, no se ha arredrado tras concentrar, por segundo día, las críticas del PP, Ciudadanos y Podemos. Su interpretación es, de hecho, favorable. "Veo que están todos contra Sánchez... Bueno, algo estaremos haciendo bien", ha asegurado por la mañana en una entrevista en Los Desayunos de TVE. Su entorno comparte el análisis. "Cuando alguien polariza así la campaña, es porque lidera la campaña", analiza el círculo del candidato.

El líder del PSOE, que tiene que lidiar con Podemos por el flanco izquierdo de su electorado y con Ciudadanos por el derecho, arrancó la campaña con el objetivo de contener el auge del partido de Albert Rivera, en su apogeo tras las elecciones catalanas. Este martes, en Galicia, reaccionó a la "remontada" que Iglesias estaría experimentando a costa del PSOE con un ataque frontal contra el partido magenta. "¡Sacad la raza que tenéis dentro y que no os den lecciones!", apeló en un mitin en A Coruña frente "aquellos que prometían que el cambio venía de Grecia". Alexis Tsipras, al frente de Syriza y referente de Iglesias, ha incumplido el programa electoral con el que se impuso en las elecciones helenas. Es más, las expectativas han quedado muy lejos de la realidad, con rescate, privatizaciones y subidas del IVA al 23%. Ferraz planificó la respuesta a Iglesias aprovechando una intervención, horas más tarde, de Felipe González en un mitin en Madrid en la que el expresidente del Gobierno incidió en los vínculos entre Podemos y el régimen chavista de Venezuela.

Sánchez se ha mostrado convencido de que va a ganar las próximas elecciones generales, aunque todos los sondeos sitúen al PP en cabeza. Según ha dicho, respeta "mucho" las encuestas, pero cree que va a "romper con los pronósticos" como hizo cuando se presentó a las primarias para liderar su partido y "era el candidato que no iba a ganar". En la misma tesis insistió González la víspera, cuando recordó que "siempre perdía en las encuestas y ganaba las elecciones". Al final gobernó España 14 años (1982-1996), más que ningún otro presidente desde la restauración de la democracia.

El candidato del PSOE también ha reiterado que el partido que gane en las urnas tiene la responsabilidad de intentar formar gobierno. "Una vez que garanticemos que tenemos un voto más que el PP, estoy dispuesto a hacer todo lo contrario al PP, que es gobernar tendiendo la mano a todos los partidos, porque hay muchos desafíos que necesitan del apoyo de todos", ha asegurado tras afirmar que, "a diferencia de Rajoy", se toma el programa del PSOE "como un contrato con los ciudadanos" y por tanto su compromiso es "cumplirlo".

La puesta en escena de Sánchez se ha producido, una vez más, sin red de seguridad. Llegando a pie al acto tras recorrer una parte de la Gran Vía. El lugar escogido, epicentro de las compras navideñas y lugar de paso obligado de miles de madrileños y turistas, suponía un riesgo para su equipo de campaña, que no controlaba el espacio. Pese a lo arriesgado de la apuesta, a Sánchez se le ha visto cómodo. La reacción de los curiosos congregados, que terminaron siendo una muchedumbre que colapsaba el paso a los transeúntes mientras buscaban el selfie o el abrazo del candidato del PSOE, confirma, según el equipo de Sánchez, su tirón en la calle. "¡Anda que no le rodeaba gente! Si no fuera por lo alto que es, no sabría quién es...", resumía la dueña de un quiosco.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información