Sánchez animó a los barones tras los sondeos desfavorables

Ferraz les envió un análisis de la encuesta para demostrar que sus conclusiones son técnicamente imposibles

Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados el Día de la Constitución.
Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados el Día de la Constitución.GORKA LEJARCEGI

El sondeo del CIS del pasado jueves cayó como un mazazo entre los socialistas no tanto por la distancia a favor del PP, ocho puntos, aunque también, sino por sentir el aliento de Ciudadanos en su cogote. El líder del PSOE, Pedro Sánchez, se comunicó con la mayoría de los barones territoriales para infundirles fortaleza y asegurarles que él estaba en perfecto estado de ánimo. Desde Ferraz se envió a todas las terminales electorales una deconstrucción de la encuesta para concluir que sus conclusiones técnicamente eran imposibles.

Más información
El PP ganará pero necesitará apoyos para gobernar
Grafico: barómetro del cis de noviembre

¿Cómo estás? Esta es la pregunta que el líder del PSOE, Pedro Sánchez, formuló el jueves y días sucesivos a la mayoría de los barones territoriales del PSOE, entre ellos, los presidentes autonómicos. No se trataba de preguntarles por su salud, ironiza uno de ellos, sino hacer un sondeo particular del estado de ánimo de la organización tras la encuesta del Centro de Invetigaciones Sociológicas, CIS. Los interlocutores consultados coinciden en que su secretario general quería conocer el estado de opinión de la organización, territorio a territorio, pero también dejar claro que esa encuesta no le había minado y se sentía “con determinación y fortaleza”. A la mayoría les dio la impresión de que, en efecto, el candidato está fuerte. “Nos repite que va a por todas y así se le ve”, señala uno de los interlocutores consultados.

La percepción que transmitió Sánchez a los barones territoriales es que la realidad les será más favorable y no se quedó en solo palabras para infundir moral de victoria. El análisis de la encuesta del CIS les hace concluir que la elaboración de los datos, o la llamada cocina, dispara a Ciudadanos a una posición excesivamente pegada a los socialistas. Tampoco creen que el PP pueda sacarles ocho puntos cuando los socialistas van por delante en intención de voto más simpatía. Esa encuesta dio al PP el 28,6% de los apoyos: un 20,8% al PSOE; un 19% a Ciudadanos y un 9.1% a Podemos.

Desde del aparato electoral se consideró necesario que el análisis de la encuesta quedara por escrito. Todas las organizaciones electorales socialistas recibieron pocas horas después de hacerse pública la encuesta del CIS un análisis pormenorizado de los datos para establecer que las conclusiones no eran técnicamente asumibles.

Las conversaciones de Sánchez con los líderes territoriales le sirvieron también para cotejar los datos sobre el terreno. Todos coinciden en que pueden ser mejores. “A nosotros Ciudadanos nos quita votos pero se puede traducir que es al PP a quien le quita los escaños”, explica un presidente autonómico socialista.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Desde el primer momento el PSOE sabe que Ciudadanos es un adversario serio, aunque siguen sin creer su avance. Sí reconcen su fuerza en Madrid, Valencia y Cataluña. “Hay muchos caminos que pueden llevar a que el PP gobierne y solo uno para que no”.

Esta afirmación que ayer hizo Pedro Sánchez en el Congreso, en la conmemoración del 37º aniversario de la Constitución, avala su línea central de campaña de que necesita ser la fuerza más votada para que el PP no gobierne con el voto de investidura de Ciudadanos. También la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, que ayer estuvo en este acto, junto a los presidentes de Castilla - La Mancha, Emiliano García - Page y de Extremadura, Guillermo Fernández - Vara, remachó el mismo clavo.”Hay dos maneras de votar: al PP o los progresistas diviendo su voto”. La presidenta de Andalucía señaló que había hablado con Pedro Sánchez. “Le veo convencido de que puede ganar, le veo con fortaleza”. Díaz hará campaña todos los días. Hoy en Cataluña y mañana en Aragón.

Sobre la firma

Anabel Díez

Es informadora política y parlamentaria en EL PAÍS desde hace tres décadas, con un paso previo en Radio El País. Es premio Carandell y Josefina Carabias a la cronista parlamentaria que otorgan el Senado y el Congreso, respectivamente. Es presidenta de Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS