Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Santamaría, la ‘presidenciable’, solo necesita “repasar”

Rajoy tira de la videpresidenta para la campaña electoral del 20-D

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, tuvo que dedicar casi toda su comparecencia semanal este viernes tras el Consejo de Ministros a desmentir sus hipotéticas aspiraciones a sustituir a Mariano Rajoy, el candidato oficial del PP, en una futurible presidencia del Ejecutivo si Ciudadanos exige la retirada del actual presidente popular tras el 20-D. Todas las preguntas a Santamaría se volcaron en subrayar su papel predominante en esta campaña, donde ha sido ofrecida por el PP para relevar a Rajoy en los debates a cuatro y donde su imagen ha inundado programas televisivos de toda índole y los cárteles electorales del partido por las calles de Madrid. La candidata número dos de la lista comentó que no debían hacerse especulaciones sobre esos hechos, se remitió a que en el PP "hay equipo" y apuntó en cuanto al debate que la enfrentará el lunes contra los principales aspirantes a presidir el Gobierno que ella ahora solo ha necesitado "repasar".

La primera pregunta que se le dirigió este viernes a la vicepresidenta fue sobre su papel relevante en la campaña, sobre cómo prepara los debates contra Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias que Rajoy ha eludido y sobre cuál de esos contrincantes considera más difícil. Sáenz de Santamaría se quiso remitir al argumentario oficial que indica que esos debates son como otros duelos cualquiera y que en cualquier caso no son nada comparado a cómo se tuvo que afrontar la crisis económica en 2011 y 2012: "Después de enfrentarnos a la crisis que vivimos en 2011, hablar de dificultades en los rivales de un debate, es todo moderado... Es un debate, toros más duros hemos tenido". Luego agregó: "Somos un equipo y cada uno asume sus tareas y hay que seguir trabajando porque estamos en el Gobierno".

Santamaría admitió que lleva días preparándose para ese encuentro con los candidatos de los principales partidos de la oposición, aunque también quiso rebajar la expectación cuando comentó que ya está habituada por su función de portavoz del Gobierno a lidiar con sparring como los periodistas que acuden semanalmente a su comparecencia tras los Consejos de Ministros. Esa fue la licencia que se permitió. Sobre cómo encara el debate del lunes a cuatro en Antena 3 la vicepresidenta confesó que se ha dedicado a "repasar la cantidad de cosas que se han hecho" en estos años" para conceder que algunas se han olvidado demasiado pronto.

La candidata número dos de la lista del PP por Madrid tras Rajoy, que ha participado en las últimas semanas en numerosos programas de televisión, también de entretenimiento, que aparece en portadas de entrevistas personales y que acompaña al candidato en los carteles electorales difuminados por toda la capital de España, sí confesó que frente a las dificultades que atravesó en su día para responder a las preguntas sobre el rescate económico del país lo de ahora solo le requiere destinar un poco de tiempo a "repasar". No le ocupa ningún adversario en concreto.

Cuando se le planteó directamente la hipótesis de que Ciudadanos tenga un buen resultado el 20-D y plantee la exigencia de que Rajoy se retire para apoyarla a ella como candidata a la presidencia en un posible pacto, la vicepresidenta evitó responder específicamente a lo que se le había cuestionado y reclamó más claridad en sus propuestas al líder de esa formación, Albert Rivera. Santamaría señaló que ella no es una persona que se preste a hipótesis o futuribles y demandó a Ciudadanos y Rivera que contesten por su parte al compromiso adquirido por Rajoy de no gobernar si no gana y saca más votos que los demás. La vicepresidenta apeló a los demás candidatos a que se pronuncien en ese sentido y dejó la pregunta sin respuesta: "A partir de ahí, lo que ustedes quieran".

Santamaría indicó, sobre la propuesta de regular por ley los debates presidenciales, que si esa exigencia prosperase los debates a cuatro y con partidos que aún no están en el Parlamento como Ciudadanos y Podemos no podrían celebrarse. Luego aprovechó una pregunta sobre la acusación del líder del PSOE, Pedro Sánchez, sobre la supuesta manipulación de la reciente encuesta del CIS, para reclamarle que "asuma sus responsabilidades y afronte sus debilidades" porque ese sondeo oficial no es el que peor resultado ofrece para su opción política.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información