Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pedro Sánchez, en TVE: “España no necesita más derechas”

El líder del PSOE arremete contra Ciudadanos para paliar la fuga de votos

Pedro Sánchez, durante la entrevista, este lunes. Ampliar foto
Pedro Sánchez, durante la entrevista, este lunes.

El secretario general del PSOE y candidato a la presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, este lunes ha atacado frontalmente a Ciudadanos que, según la última encuesta de Metroscopia para EL PAÍS, ha sobrepasado a los socialistas como segundo partido en votos (con el 22,5% frente al 21%), aunque no en escaños por la aplicación de la ley electoral. La intención del líder del PSOE es clara: situar a Ciudadanos a la derecha para paliar la fuga de una parte del electorado tradicional de los socialistas.

"Ciudadanos es como las Nuevas Generaciones del PP", ha argumentado Sánchez en Tengo una pregunta para usted, de Televisión Española. El líder del PSOE ha diferenciado entre el acuerdo del partido de Albert Rivera que sostiene el Gobierno en minoría de Cristina Cifuentes (PP) en Madrid —y se reproduce en otras comunidades como Murcia y La Rioja, también gobernadas por los populares— del que tiene Susana Díaz (PSOE) en Andalucía. "Ciudadanos siempre ha elegido al PP para sus pactos. En Andalucía no le quedaba otra opción", ha observado Sánchez, que ha puesto como ejemplo que el partido emergente "ha apoyado un recorte de partidas para primaria y secundaria, pero ha dejado igual la partida para la privada". "España no necesita más derechas", ha sido su conclusión.

Preguntado de forma reiterada por Ana Blanco acerca de con qué formación estaría más cómodo para gobernar, Sánchez ha afirmado que con aquel partido "que plantee políticas de centro izquierda", sin ir más allá. Respecto a la crisis en Cataluña, el candidato del PSOE a La Moncloa ha responsabilizado al presidente de la Generalitat, Artur Mas, y al del Gobierno central, Mariano Rajoy, y cree que la solución pasa por una reforma de la Constitución. "La España de 1978 no es la España de 2015", ha puesto Sánchez como comparación.

Frente a la postura "monolítica" de Rajoy, reacio a la reforma de la Ley Fundamental, ha asegurado que dentro del PP hay partidarios de modificarla. "Con el PP me une la defensa de la unidad territorial y de la Constitución. El secesionismo se va a encontrar con un muro (...) El culpable es Mas, pero el responsable político también es Rajoy; era necesario el diálogo durante la legislatura y ahora es imprescindible", ha subrayado.

La celebración de un referéndum, como propone Pablo Iglesias (Podemos), no le convence: "Defiendo la integridad territorial; para mí, un referéndum es el fracaso político. Tenemos que acordar y luego votar", ha afirmado Sánchez, que cree que la convocatoria que defiende Podemos "es un error". En cuanto a aplicar el artículo 155 de la Constitución, Sánchez cree que "hay que buscar una solución política antes". Sobre la propuesta de Ciudadanos de no pactar con formaciones independentistas, Sánchez ha afirmado que "no pactará con partidos que estén en la secesión".

Sánchez también ha abordado la reforma de la ley electoral, que beneficia claramente al bipartidismo. "Hay que cambiar muchas cosas; yo he planteado que se desbloqueen las listas. Sí, plantearemos ese debate y el voto rogado de los españoles en el extranjero. Y sobre las circunscripciones, es un tema que hay que plantear".

La regeneración democrática, que los partidos emergentes han erigido como su bandera, y más ante los casos de corrupción que afectan sobre todo al PP, pero también al PSOE, ha centrado la entrevista del secretario general del PSOE. "Soy implacable en los casos de corrupción que afectan a mi partido", ha dicho Sánchez, que se ha definido como una persona "decente y limpia que plantea medidas de regeneración". Una de las propuestas del PSOE en las elecciones del 20 de diciembre será un certificado fiscal expedido por la Agencia Tributaria para los políticos elegidos en las urnas que refleje su patrimonio al principio y final de su mandato.

El discurso de Sánchez ha chirriado cuando ha afirmado que, en caso de gobernar, el PSOE derogará "toda la reforma laboral". Se ha percibido cuando la entrevistadora le ha insistido si eso incluía las indemnizaciones de los despidos. "Serán los agentes sociales quienes decidan; yo aseguro que no voy a abaratar el despido", ha expresado Sánchez.

El dirigente socialista también ha hablado de una renta mínima para las personas fuera del sistema, pero sin aumentar gastos. Sánchez espera ingresar 25.000 millones de euros con la lucha al fraude fiscal y otras medidas, que se aprovecharían para políticas sociales. "Las grandes fortunas no tributan, lo hacen a través de sociedades interpuestas como las Sicav; nosotros vamos a atacar ese tipo de figuras", ha sido otro de sus compromisos.

El pago del IBI, impuesto del que está exenta la Iglesia, convence a Sánchez —el PSOE ha eximido al clero de pagarlo en sus años de Gobierno—. En esto coincide con Ciudadanos y Podemos. "Me parece razonable que los edificios destinados al culto religioso no paguen el IBI, pero que sí lo haga un edificio de oficinas [que pertenezca a la Iglesia]".

Más información