Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez y sus barones se alzan frente al secesionismo

El PSOE redacta una resolución en la que se compromete de manera solemne "con la defensa de la integridad de España" y la legalidad "constitucional"

Sánchez (en el centro) con los barones territoriales del PSOE Ampliar foto
Sánchez (en el centro) con los barones territoriales del PSOE ante el Congreso, tras presentar su propuesta de reforma de la Constitución.

El PSOE se compromete de manera solemne “con la defensa de la integridad de España” y la legalidad “constitucional”. Así lo aprobó este miércoles su Consejo de Política Federal, convocado por el líder socialista, Pedro Sánchez. La resolución, redactada sobre un texto aportado por los socialistas catalanes, rechaza la iniciativa secesionista, defiende la ley y el diálogo mediante la renovación del pacto constitucional de 1978. Pero lo urgente para los socialistas es parar el proceso cuyos autores “son merecedores de la respuesta política y jurídica más severa”.

La reunión del órgano territorial del PSOE convocada desde la pasada semana tenía como misión estudiar su propuesta de reforma constitucional y ponerle broche con una fotografía de los presidentes socialistas y los barones territoriales con la cúpula del PSOE, encabezada por Pedro Sánchez. La fotografía se hizo en la escalinata del Congreso de los Diputados pero la reunión previa se dedicó casi en su totalidad a debatir sobre el desafío secesionista planteado por Junts pel Sí y la CUP. Nada más grave ha pasado en España desde la transición democrática, “a excepción del terrorismo de ETA”. Este comentario de un presidente autonómico reflejó el sentir del debate interno. En torno a “la ley y el diálogo” discurrirá la acción de los socialistas aunque “la defensa de la legalidad” es lo que debe primar ahora, según señalaron distintos barones territoriales.

El encuentro del miércoles no partió con una hoja en blanco ya que el día anterior, Pedro Sánchez conversó con varios presidentes socialistas. Susana Díaz fue su primera interlocutora y la siguieron los presidentes de Asturias, Javier Fernández, el de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page y el extremeño, Guillermo Fernández Vara. Todos supieron por Sánchez de su breve conversación con Mariano Rajoy y de la inminente reunión que, se produjo ayer mismo. Sánchez había pedido al jefe del Ejecutivo que diera pasos ante una situación tan grave y la presidenta andaluza exigió a Rajoy por la noche y ayer, de nuevo, que reuniera a las fuerzas políticas.

En la noche del martes empezó a prepararse el texto de la resolución cuya base fue elaborada por el PSC. La iniciativa presentada por los dos grupos independentistas “constituye un ataque gravísimo a la democracia; supone una provocación antidemocrática, no solo porque pretende sojuzgar y secuestrar la voluntad de la mayoría de la sociedad catalana, sino porque desprecia el precepto básico de respeto a la Constitución y a las leyes”, se lee en el texto. La acción emprendida “coloca a sus autores fuera del sistema democrático” y les hace merecedores “de la respuesta política y jurídica más severa”, aseveran los socialistas con una dureza acorde con el tono de la reunión.

Sin paños calientes

Dentro de la gravedad, no hubo ayer paños calientes, sí hubo cabida para la esperanza, como quiso remarcar el líder del PSOE, Pedro Sánchez, en su discurso de presentación de la resolución. “El conflicto tiene solución satisfactoria a través de un cauce democrático que, respetando la legalidad, pueda dar mejor respuesta a los sentimientos y demandas de Cataluña y del resto de las comunidades autónomas”, escribieron los socialistas. En la España federal a la que aspiran los socialistas pone Sánchez todas sus expectativas con la reforma de la Constitución que propondrán a las fuerzas políticas después de las elecciones del 20 de diciembre. Pero lo urgente es “parar” el proceso independentista.

En la resolución se especifica que los socialistas respaldarán “cuantas medidas persigan respetar y hacer respetar la Constitución y las leyes para defender la unidad de España y salvaguardar la convivencia democrática en todo el Estado”.

Esas medidas deberán estar coordinadas “con el Gobierno de España”, como ayer acordaron Pedro Sánchez y Mariano Rajoy. Habrá que ver el contenido de esas propuestas, día a día, por si pudieran chocar con el PSC. Ayer mismo se vivieron horas de tensión con el PP y Ciudadanos en Cataluña por el rechazo del PSC a seguir la estrategia de esos dos partidos. Sánchez apoyó ayer plenamente a Miquel Iceta, en esta primera controversia. Pero el proceso acaba de empezar.

Más información