Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ciudadanos prefieren Gobiernos de izquierdas en las autonomías

En 11 regiones la preferencia mayoritaria fue por Ejecutivos en los que participara el PSOE

La mayoría de los ciudadanos de las comunidades en las que hubo elecciones el pasado 24 de mayo prefieren Gobiernos autonómicos formados por partidos de izquierda, según una encuesta del CIS. Que el PP protagonice Ejecutivos en solitario no es la primera opción en ninguna de esas 12 autonomías; la pregunta no se planteó en Castilla y León. El sondeo, publicado este miércoles y realizado cuando los presidentes regionales aún no habían tomado posesión de sus cargos, suspende a todos los jefes de Gobiernos autonómicos menos a cuatro.

La irrupción de Podemos y Ciudadanos, las dos fuerzas que luchan por rebasar los límites del bipartidismo de PP y PSOE, ha cambiado radicalmente la política española. Nada refleja mejor esa transformación que los Parlamentos autonómicos que se formaron el 24-M. Nunca antes hubo Cámaras tan fragmentadas, ni posibilidades de pacto tan amplias. Entre el 27 de mayo y el 23 de junio, cuando se realizó la encuesta, los votantes aseguraron que preferían coaliciones de izquierdas, en consonancia con la política de alianzas emprendida por Pedro Sánchez, secretario general del PSOE. Así, en 11 de las 12 comunidades (todas menos Navarra) en las que se planteó la pregunta la preferencia mayoritaria fue por Gobiernos en los que participaran los socialistas, solos o con otras formaciones.

Este es el escenario sobre el que opinaron los votantes a los que se preguntó en la encuesta. Tras las elecciones, Podemos apoyó a los socialistas en Baleares (con Més Mallorca y Més Menorca), Extremadura, Aragón y Castilla-La Mancha. Además, en la Comunidad Valenciana se sumó al acuerdo entre el PSPV y Compromís. La formación fue clave también para que Uxue Barrios (Geroa Bai) gobierne en Navarra. Además, el PSOE logró la presidencia de Asturias con el apoyo de IU; dio sus votos para que Miguel Ángel Revilla (PRC) alcanzara el Gobierno de Cantabria; y para que Coalición Canaria lo hiciera en Canarias. Todos esos pactos cuentan con el visto bueno de la mayoría de electores, con la excepción del acuerdo asturiano, donde el 22,6% preferiría un Gobierno del PSOE en solitario, frente al 12,8% que apoya el actual pacto de los socialistas con IU.

Ciudadanos, por su parte, permitió que los populares gobiernen en Madrid, La Rioja, Murcia y Castilla y León, permaneciendo en la oposición. Al mismo tiempo, el partido de Albert Rivera pactó el Gobierno de la socialista Susana Díaz en Andalucía, comunidad por la que ahora no ha preguntado el CIS al haber sido sus elecciones en una fecha distinta de la del resto (22 de marzo).

Pactos de Ciudadanos

Dos de esos pactos de Ciudadanos son los que menos preferencias concitan entre los encuestados. Frente al 10,5% de ciudadanos que prefiere el Gobierno en solitario de los populares en Madrid, un 20,1% querría que Ciudadanos se sumara al Ejecutivo y un 29,5% que este lo formaran PSOE y Podemos. En Murcia ocurre lo mismo. El Gobierno del PP es la preferencia del 20,5% de los ciudadanos, un 21% querría que se uniera el partido de Rivera, y el 27,7% prefiere un tripartito entre PSOE, Podemos y Ciudadanos, que ya protagonizaron acercamientos durante la campaña y acabaron pactando el cambio en la ley electoral.

De los 13 presidentes autonómicos, solo aprueban los de Navarra, Extremadura, Cantabria y Canarias

Además, de los 13 presidentes autonómicos que salieron de las urnas en las elecciones, solo aprueban cuatro. Son los de Navarra, Uxue Barkos, que es la mejor valorada (6,20 sobre 10); Extremadura, Guillermo Fernández Vara (PSOE, 5,47); Cantabria, Miguel Ángel Revilla (5,39), y Canarias, Fernando Clavijo (CC, 5,03).

Las fechas de la encuesta, que arrancó solo tres días después de la cita electoral, impiden sacar conclusiones sobre cómo valoran los ciudadanos la gestión de los presidentes autonómicos y de los alcaldes. Estos últimos tomaron posesión el pasado 13 de junio. Sí arroja luz sobre cuáles eran sus preferencias previas a la negociación de los pactos de Gobierno: que las coaliciones de izquierdas planteadas salieran adelante.

Más información