Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE pacta con CiU para recuperar la federación de municipios

Los socialistas harán oposición a Rajoy desde la presidencia de la FEMP

Abel Caballero, alcalde de Vigo, tras ser elegido presidente de la FEMP
Abel Caballero, alcalde de Vigo, tras ser elegido presidente de la FEMP

El cambio de mayorías fraguado el pasado 24 de mayo en las elecciones locales ha llegado este sábado a la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP): el alcalde socialista de Vigo, Abel Caballero, ha sido elegido presidente tras imponerse a la lista del PP. La negociación de una candidatura unitaria entre ambos partidos se rompió a última hora: el PSOE pactó con CiU e IU y hará campaña contra el Gobierno de Mariano Rajoy desde la FEMP. Los populares mostraron su “sorpresa mayúscula” y acusaron al PSOE de optar por “los independentistas”.

El pacto del PSOE con los alcaldes de IU y de CiU —a una semana de la cita electoral del 27-S en Cataluña— coloca al frente de la FEMP a Abel Caballero, histórico dirigente del socialismo gallego que fue ministro con Felipe González. Caballero fue elegido con 15.154 votos, frente a los 10.291 que obtuvo el PP (todos los votos fueron delegados por las entidades locales en los miembros de la Asamblea de la FEMP). Hubo 291 abstenciones. Aunque Convergència y Unió rompieron su histórica coalición el pasado junio, CiU sigue actuando como tal en el ámbito municipal porque los alcaldes fueron elegidos en mayo. El pacto de ayer con los socialistas incluye una vocalía para CiU en el consejo de gobierno de la FEMP (que asumirá la presidenta de la Diputación de Barcelona) y una vicepresidencia para IU (que recae en el alcalde de Mieres). Otra vicepresidencia le corresponde al PP (por votos) y la ocupará el presidente saliente, Íñigo de la Serna.

Las conversaciones para acordar una lista única entre PSOE y PP fracasaron, según los socialistas, porque la “diferencia de proyectos en política municipal la hacían imposible”. El PP lo interpretó de otra forma: Íñigo de la Serna expresó su “sorpresa mayúscula” ante la actitud de “rodillo” del PSOE, que ha decidido, dijo, ir “a la ruptura” poniéndose “al lado de otras formaciones, con posturas radicales algunas de ellas”. “Pedro Sánchez [secretario general del PSOE] prefiere pactar con los independentistas y los radicales antes que con el partido más votado en España”, abundó Manuel Cobo, secretario de Política Municipal del PP. Los populares subrayaron que hace cuatro años, doblando al PSOE en votos, le cedieron la vicepresidencia, y que en este mandato las resoluciones se han aprobado por unanimidad.

Los representantes de ciudades gobernadas por plataformas ciudadanas —Madrid, Barcelona, Zaragoza, Cádiz, A Coruña, Santiago, Ferrol, Rivas y Puerto Real— suscribieron un comunicado muy crítico con el funcionamiento de la FEMP, a la que acusaron de “quedarse varada en el bipartidismo”. Todas se abstuvieron en la votación de los órganos rectores salvo Rivas y Madrid, que apoyaron la lista del PSOE. La decisión de la capital causó un profundo malestar en buena parte de los ediles del equipo de la alcaldesa Manuela Carmena, que eran partidarios de abstenerse, según fuentes de Ahora Madrid.

Caballero reclamó en su discurso una reforma constitucional que regule las competencias locales, una nueva ley de bases y la eliminación del techo de gasto. El socialista anunció un mandato de confrontación contra leyes del PP que merman, dijo, la autonomía municipal; empezando por la petición de derogar la Ley para la Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local. “La FEMP va a volver a ser lo que nunca debió dejar de ser: un espacio reivindicativo”, afirmó Adriana Lastra, responsable de Política Municipal del PSOE.

Por otro lado, la FEMP insistirá en los próximos cuatro años en una de sus reivindicaciones históricas: un cambio del sistema de financiación que incremente su porción de ingresos de los ayuntamientos, actualmente el 13% de la tarta.