Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La asociación de guardias civiles convoca una “marea de tricornios”

La AUGC da por rotas las relaciones con la Dirección General y anuncia una concentración para el 14 de noviembre "en defensa de los derechos laborales"

Protesta de guardias civiles en Madrid, en enero de 2007.
Protesta de guardias civiles en Madrid, en enero de 2007.

Han dado por rotas las conversaciones y relaciones con la Dirección General de la Guardia Civil. "No hay cauces de comunicación", señalaban este miércoles. Las constantes quejas de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) por "la discriminación" del cuerpo militarizado con respecto a otras fuerzas de seguridad civiles del Estado, concretamente la Policía Nacional, se ha traducido finalmente en la convocatoria de una "marea de tricornios".  La AUGC —la asociación más representativa a falta de sindicatos— se ha marcado un órdago y ha convocado una gran movilización de guardias en Madrid para el próximo 14 de noviembre. "La ‘Marea de Tricornios’ será el acto central de la campaña de lucha que ha iniciado en defensa de los derechos sociolaborales de los guardias civiles, que en los últimos cuatro años, con el actual Gobierno, han experimentado un notable retroceso añadido respecto a los de sus compañeros de la Policía Nacional", explicaba su nuevo portavoz, Juan Fernández.

El secretario general de AUGC, Alberto Moya, denunció junto a Fernández "la discriminación que padecen los trabajadores de la Guardia Civil respecto al resto de miembros de policías que operan en España. Frente a las reclamaciones de los guardias civiles, la Dirección General ha reaccionado de manera represiva, abriendo expedientes a sus legítimos representantes —"más de 250"—.

Entre las principales reivindicaciones se encuentra la de "lograr un régimen de horarios que les permita saber, no con diez días de antelación, cuáles van a ser sus turnos de trabajo", explicaban. Se trata de una demanda histórica que sigue sin ser resuelta, con las "imposibilidades de conciliación" que conlleva. En el horizonte, también desde hace años, la reclamación de un nuevo modelo de seguridad del Estado que pasa por "unificar ambos cuerpos, Guardia Civil y Policía Nacional, que evitaría duplicidades de competencias, abarataría costes y terminaría de una vez por todas con las rivalidades entre ambas fuerzas que se dan fundamentalmente entre las cúpulas, entre los mandos con nivel 30", explicaban.

La rotura de las relaciones entre la asociación y la Dirección General viene siendo patente desde hace meses en los que a las distintas comunicaciones y denuncias de los guardias les seguía inmediatamente un desmentido de la Dirección General. Con más de 30.000 afiliados, AUGC es la decana de las asociaciones profesionales de la Guardia Civil. Cuenta con representación en todo el territorio español, en cada una de las unidades y especialidades del cuerpo y viene liderando el movimiento asociativo desde la llegada de la democracia, cuando nació como un sindicato clandestino. Su lucha por la democratización y la desmilitarización de la institución le valió en 2010 el Premio Nacional de Derechos Humanos que concede la Asociación Pro Derechos Humanos de España (APDHE).