Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Llamazares reclama una ejecutiva de IU ante su posible “absorción electoral”

La dirección federal del partido rechaza haber aceptado las condiciones de Podemos

Gaspar LLamazares y Montserrat Muñoz, en una reunión del consejo político de Izquierda Abierta.
Gaspar LLamazares y Montserrat Muñoz, en una reunión del consejo político de Izquierda Abierta. EFE

Izquierda Abierta, el partido dentro de Izquierda Unida que lidera Gaspar Llamazares, ha reclamado este martes una "ejecutiva federal urgente de IU" ante las "informaciones contradictorias y alarmantes sobre el proceso de convergencia y de unidad popular", después de que ayer el candidato de IU a La Moncloa, Alberto Garzón, se mostrara dispuesto a renunciar a ser candidato por Madrid a las generales como le ha sugerido Podemos. El sector de IU considera que esa posible renuncia, así como la aceptación de los pactos territoriales con Podemos y otras fuerzas frente a un acuerdo nacional descartado por Podemos, podrían suponer la "absorción electoral de IU". La dirección del partido, sin embargo, rechaza que haya "ningún acuerdo ni aceptación de condición alguna de nadie", y recuerda que, en estos momentos, Alberto Garzón es el candidato de IU a la presidencia del Gobierno y este "tradicionalmente se presenta por Madrid".

Izquierda Abierta señala en un comunidado que "el anuncio de acuerdos parciales circunscritos a determinados territorios", así como "la posible renuncia del candidato de IU a formar parte de la "simbólica candidatura de Madrid"— todos los aspirantes a presidente del Gobierno se presentan tradicionalmente en listas por Madrid a las generales— "no cuenta con el aval de la organización y podría suponer la absorción electoral de IU, junto a consecuencias irreversibles para la continuidad del proyecto sin el necesario debate y la participación de la militancia". Por ello reclaman una reunión urgente de la ejecutiva federal del partido, aunque señalan que apoyan el proceso de convergencia y unidad popular "junto a la gran mayoría de IU". El 91% de la dirección del partido refrendó en junio la hoja de ruta de la confluencia.

Alberto Garzón, candidato de Izquierda Unida a la presidencia del Gobierno, está dispuesto a aceptar las condiciones de Podemos para poder conformar candidaturas conjuntas de confluencia a las generales: hasta el momento, se han aceptado los planteamientos de Podemos de que su marca figure en todo caso en la papeleta y que la de IU podría no aparecer; que el pacto sea solo por territorios y no a escala nacional; y que no se celebren primarias conjuntas. Garzón renunciaría incluso, si fuera necesario, a ser candidato por Madrid, según aseguró ayer en una conversación informal con periodistas en Madrid. El líder de Podemos le sugirió este lunes en público que concurra por la provincia de Málaga, aunque fuentes de ambos partidos señalan que esa no es una oferta que se haya puesto aún encima de la mesa. En hasta diez comunidades autónomas ya hay contactos de distinto nivel para conformar esas candidaturas conjuntas, sin que de momento se haya cerrado ningún acuerdo más allá de Cataluña.

Alberto Garzón lanzó en junio su apuesta por una candidatura de "unidad popular" para las generales, una oferta a Podemos y al resto de fuerzas a la izquierda del PSOE para construir, con el modelo de Ahora Madrid y Barcelona en Comú, una candidatura “desde la cooperación, no desde la imposición”.  “IU no va a desaparecer, no se va a diluir, mantendrá su autonomía”, dijo entonces, marcando el límite de que el partido no se integraría en una lista que solo se llamara Podemos y bajo la batuta de Podemos. El partido de Pablo Iglesias, desde entonces, ha virado su estrategia, y se ha abierto a llegar a acuerdos territoriales con otras fuerzas—también IU— además de permitir que en la papeleta electoral su marca pueda ir seguida de otra. Es el caso, por ejemplo, del pacto alcanzado en Cataluña para las generales cuya candidatura se llamará Podemos- Cataluña Sí que es Pot, y en la que están integrados ICV y Esquerra Unida i Alternativa, el partido hermano de IU en esa comunidad.

La dirección federal de IU señala que su apuesta sigue siendo la unidad popular y rechaza que exista "una negociación con Podemos ni con ninguna otra fuerza política y, por consiguiente, no hay ningún acuerdo ni aceptación de condición alguna de nadie". En un comunicado, el partido recuerda que "cualquier cambio", así como su "participación en los procesos de Unidad Popular que puedan darse" los decidirán, "tras el oportuno debate", los "órganos de dirección". Este domingo hay convocada una reunión de la Presidencia.

IU incide en que Alberto Garzón participará en las primarias que se hagan en las candidaturas de confluencia "si así lo acuerdan sus órganos de dirección" y que este asumirá el acuerdo al que "democráticamente" se llegue sobre qué puesto ocupar en la lista. De momento, recuerda el partido, tal y como aprobó la militancia, Alberto Garzón es el candidato de IU a la Presidencia del Gobierno. Y el candidato de IU a la Presidencia del Gobierno "tradicionalmente se presenta por la circunscripción de Madrid", concluyen.

Más información