Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Garzón, dispuesto a aceptar las condiciones de Podemos para pactar

El aspirante de IU renunciaría incluso, si fuera necesario, a ser candidato por Madrid

Pablo Iglesias y Alberto Garzón, durante la reunión que mantuvieron el pasado junio.
Pablo Iglesias y Alberto Garzón, durante la reunión que mantuvieron el pasado junio. EFE

Alberto Garzón, candidato de Izquierda Unida a la presidencia del Gobierno, está dispuesto a aceptar las condiciones de Podemos para poder conformar candidaturas conjuntas a las generales: que la marca del partido de Pablo Iglesias figure en todo caso en la papeleta y que la de IU podría no aparecer; que el pacto sea solo por territorios y no a escala nacional; y que no se celebren primarias conjuntas. Garzón renunciaría incluso, si fuera necesario, a ser candidato por Madrid. El líder de Podemos le sugirió este lunes que concurra por la provincia de Málaga.

Izquierda Unida quiere facilitar al máximo el acuerdo con Podemos para concurrir en candidaturas unitarias a las generales. Después de que el partido de Pablo Iglesias se abriera a finales de agosto a llegar a acuerdos electorales con IU y otras fuerzas políticas y sociales, con el límite de que nunca fuera a escala superior a la autonómica, la federación de izquierdas se presenta sin casi líneas rojas a la negociación: la última puerta abierta de Garzón es que aceptaría presentarse por otra circunscripción que no fuera Madrid si eso es lo que se decide en las plataformas de confluencia territoriales que se conformen.

Así lo admitió este lunes el dirigente de IU en conversación informal con periodistas tras una rueda de prensa en Madrid, después de reunirse con el líder de Equo, Juan López de Uralde, formación que también quiere integrarse en esas candidaturas. “Cuando participemos en esos procesos [de búsqueda de una candidatura conjunta] asumiremos desde IU las consecuencias y los resultados de esos acuerdos de confluencia”, aseguró Garzón en su comparecencia. Los órganos de IU tienen que refrendar esas posiciones —este próximo domingo se discutirán en la Presidencia del partido— pero según la dirección las posibles reticencias son muy minoritarias.

El candidato de IU a La Moncloa ya había manifestado que él estaba dispuesto a renunciar a ser el cabeza de lista de una eventual candidatura conjunta. “Yo podría no ser el candidato si la gente lo decide. No hay ningún miedo”, dijo en junio. Ahora ha decidido dar un paso más al abrir la puerta a ni siquiera presentarse por Madrid. Podemos le sugiere que encabece la lista por la provincia de Málaga, según afirmó ayer Pablo Iglesias en una entrevista con Efe. “Ojalá Alberto Garzón dé el paso y participe en uno de esos espacios de unidad popular en Málaga o quién sabe”, señaló. El candidato de todos los partidos a la presidencia del Gobierno ha sido tradicionalmente cabeza de lista por Madrid.

IU también se aviene a que sus siglas no aparezcan en la papeleta. “La preocupación de cuál es la sigla que resultará [en las candidaturas de unidad popular] no es un problema para nosotros”, aseguró en junio el coordinador general, Cayo Lara, quien puso como ejemplo que “IU se llama Izquierda Plural en el Congreso y no están las siglas en el logo”. Para Podemos, sin embargo, su marca sí es una condición necesaria. Las bases del partido de Iglesias aprobaron en referéndum que el logotipo y el nombre de Podemos se mantengan siempre en el primer lugar de la papeleta electoral, “incluso si eso implica concurrir a las elecciones generales en algunos territorios con fórmulas de alianza (Podemos-X)”, decía la propuesta de la dirección que avalaron las bases.

IU ha aceptado además que se llegue solo a acuerdos territoriales y no se alcance un único pacto nacional, y la federación de izquierdas quiere que se celebren primarias para configurar la lista en esa plataforma de confluencia pero tampoco lo pone como condición exclusiva. "Vamos a seguir promoviendo un espacio de confluencia donde las listas se elijan de forma participativa y democrática, con primarias", explicó ayer Garzón. Si Podemos no quiere participar en ese proceso de elección de candidatos, IU las celebraría en la plataforma de confluencia con las otras fuerzas que sí quisieran —como Equo y otros partidos como los regionalistas, representantes de movimientos sociales, etc— y después volverían a buscar el acuerdo con Podemos. "Nos encontraremos en cualquier otro espacio posterior", añadió. IU se da de plazo para lograr las alianzas como mucho hasta la "segunda mitad de octubre", indicó su candidato a La Moncloa.

Podemos también ha cambiado el tono y se muestra más favorable al pacto. “Si necesitáis un barco para navegar, construid ese barco con vuestras reglas del juego, en ciertas ciudades y territorios. Pongámonos de acuerdo ahí, respetad que el significante Podemos es el que arrastra esa voluntad de cambio y sigamos trabajando juntos, hay sitio para todos”, afirmó Iglesias.

El acuerdo se busca ya en 10 comunidades

Desde que Pablo Iglesias anunció, tras el parón estival, que Podemos se abría a buscar pactos electorales con otras fuerzas políticas y sociales más allá de las comunidades que ellos calificaron como “históricas” —Cataluña, Galicia, Comunidad Valenciana y Baleares—, los contactos han avanzado por todo el territorio. En al menos 10 autonomías se busca ya en distintos niveles el acuerdo en el que entrarían Podemos, IU, otros partidos regionales, plataformas ciudadanas de confluencia como Ahora en Común y representantes de movimientos sociales, entre otros. Además de esas cuatro, hay contactos de distinto nivel en País Vasco, Andalucía, Madrid, Aragón, Murcia y Navarra.

Más información