El PSOE impulsa un frente contra la reforma del Constitucional del PP

Los socialistas, IU, CDC, UPyD, PNV, Uniò, Coalición Canaria, Compromìs o BNG firmarán conjuntamente un recurso de reconsideración contra los cambios en la ley del Tribunal

Pedro Sánchez, en una imagen de archivo.
Pedro Sánchez, en una imagen de archivo.BORJA PUIG DE LA BELLACASA - UBP

El PSOE cimentó ayer un frente común contra la reforma del Tribunal Constitucional que el PP quiere aprobar de urgencia para tener un arma jurídica con la que inhabilitar a Artur Mas si incumple las resoluciones, triunfa con Junts pel si en las elecciones catalanas y proclama unilateralmente la independencia de Cataluña. Los partidos de la oposición —salvo Amaiur, ERC y UPN— firmaron un recurso de reconsideración contra la tramitación en el Congreso de la proposición de ley, que calificaron de “desleal” e “irresponsable”. Los socialistas, además, han pedido asesoramiento a un grupo de catedráticos para estudiar si la ley tiene aspectos inconstitucionales

Más información
El PP anuncia un cambio en el Constitucional para sancionar a Mas
La reforma del Constitucional, necesaria o munición independentista
Los partidos critican los cambios de la ley del Constitucional
Editorial: Un grave error

PSOE, IU, CDC, Unió, UPyD, PNV, CC, Compromís y BNG acusaron en su recurso de “falta de imparcialidad” a Jesús Posada, presidente del Congreso, por calificar la norma en lugar de que lo hiciera la Mesa, órgano al que consideran que corresponde hacerlo durante el periodo ordinario de sesiones y que hubiera demorado la tramitación. La acción conjunta de la oposición, que no puede impedir la aprobación de la nueva ley, está cargada de simbolismo.

Denuncia la soledad del partido del Gobierno en una reforma calificada de “desleal”, “innecesaria”, “irresponsable” o “unilateral” por la práctica totalidad de partidos con representación en el Congreso de los Diputados. Felipe González, expresidente del Gobierno, resumió en cuatro palabras el hervidero de quejas de las formaciones firmantes del recurso. “Me parece un disparate”, dijo.

El rechazo fue global y unió a todas las formaciones —con la única excepción de UPN, aliado electoral del PP—, ya que el texto de la reforma soliviantó incluso a los partidos que no firmaron ayer el recurso. “Pretende implantar una especie de estado de excepción constitucional, más propio del régimen de Franco que de una democracia consolidada”, dijo Rafa Larreina, diputado de Amaiur, en una entrevista en Onda Vasca.

“El PP no ha actuado adecuadamente”, coincidió Antonio Hernando, portavoz del PSOE en el Congreso. “Naturalmente, nos van a denegar el recurso, porque tienen mayoría en la Mesa, pero veremos si esto no termina en el propio Tribunal Constitucional”.

Los socialistas han trasladado el texto de la proposición al grupo de expertos constitucionalistas convocado por Pedro Sánchez para elaborar el programa electoral del partido. Bajo la coordinación de Gregorio Cámara, catedrático de la Universidad de Granada, esos expertos estudian los “visos de inconstitucionalidad” que ha observado el PSOE en tres aspectos. Así, Hernando señaló como “preocupante” la posibilidad que incluye la ley de que el tribunal acuerde la suspensión en sus funciones de las autoridades responsables del incumplimiento de la sentencia del Constitucional; que el organismo pueda recurrir a la colaboración del Gobierno para que se cumplan sus sentencias; y que exista la opción de tomar esas medidas sin audiencia previa a las partes. “No es una decisión tomada, está solo en estudio, pero impondremos un recurso [de inconstitucionalidad] en su caso”, advirtió Hernando.

Confrontación

La elaboración del escrito de protesta de la oposición provocó duras críticas por parte del PP y elevó el tono de confrontación en un curso marcado por las elecciones del 27-S y las generales de fin de año. Si la oposición critica de la reforma tanto el fondo legal como las formas —García Albiol, candidato popular a presidir la Generalitat, fue quien la presentó—, el partido de Mariano Rajoy defiende la necesidad de acometerla urgentemente. El Gobierno, según sus portavoces, quiere garantizar con la modificación que se cumplan las sentencias del Constitucional y prepararse para una eventual declaración unilateral de independencia en Cataluña si Junts pel Sí triunfa el 27-S.

“En asuntos de Estado, el PSOE no está a la altura”, dijo el diputado Pedro Gómez de la Serna, portavoz del PP en la comisión constitucional y uno de los juristas de referencia del partido. “Hay un acuerdo de 2011 para delegar en el presidente del Congreso cuando la Mesa no se reúne”, argumentó De la Serna, que, según varias fuentes, ha participado en la elaboración del texto. “Tiene plenas facultades, y además se cumple el otro requisito, que es el de haberlo planteado por procedimiento de urgencia”, siguió. “El PSOE y los grupos de la oposición están jugando a la ceremonia de la confusión”, añadió.

“Hace cuatro años no había una situación como esta, en la que a las elecciones se presentan partidos que dicen que quieren romper España”, dijo Rafael Hernando, portavoz del PP, sobre Junts pel Sí y la decisión de afrontar por procedimiento de urgencia una reforma que el Gobierno no había emprendido en toda una legislatura con mayoría absoluta.

Sobre la firma

Juan José Mateo

Es redactor de la sección de Madrid y está especializado en información política. Trabaja en el EL PAÍS desde 2005. Es licenciado en Historia por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Periodismo por la Escuela UAM / EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS