Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La abuela canaria que no demolió su casa entra en prisión

Josefa Hernández debía entrar en la cárcel para cumplir una condena de seis meses el viernes, pero no lo hizo porque se desmayó e ingresó en un hospital

La entrada de la 'abuela Josefa' en prisión.

Josefa Hernández, la abuela que decidió no demoler su casa construida en un parque natural de Betancuria (Fuerteventura), ha entrado en prisión este lunes para cumplir una condena de seis meses por no derribar su vivienda. Su entrada en la cárcel se aplazó este viernes porque se desmayó antes de tomar el barco que la conduciría a la isla de Lanzarote, donde se encuentra la cárcel de Tahíche.

Hernández, de 63 años y con dos hijos y tres nietos a su cargo, está separada desde hace 23 años. Según su relato, ha "trabajado duro" para levantar una vivienda en un terreno heredado de sus padres y que se encuentra protegido por su interés medioambiental. Por ello, fue condenada a una multa, a demoler la casa y a seis meses de prisión. La multa la pagó -eran 700 euros-, pero no derrumbó su vivienda porque aseguraba que no tenía a dónde ir y porque vivía junto a dos de sus hijos, uno de ellos con discapacidad y tres nietos, todos mantenidos por Josefa.

La sexagenaria llegó a las puertas de la cárcel de Lanzarote donde ingresó entera y acompañada por el alcalde de su municipio, Marcelino Cerdeña, y por el presidente del Cabildo de Fuerteventura, Marcial Morales. Unos metros antes de entrar, se paró y atendió a los medios de comunicación. Fue directa: "No sé porque me ha pasado a mi esto. Me lo tomo como una piedra en el camino más, pero como yo hay cientos". "Lo único que me preocupa es que dejo a tres niños un poco desamparados", destacó apenada antes de entrar a la cárcel.

El Gobierno de Canarias se ha puesto su disposición para acercar al Ministerio de Justicia la situación de Josefa Hernández a través de su consejero de Justicia, Aaron Afonso (PSOE). En el Partido Popular de Canarias también han mostrado su apoyo a Hernández y su secretario general en las Islas, Asier Antona decía: "Si la figura del indulto tiene algún sentido es en caso como este. No creo que Josefa Hernandez deba ir a la cárcel".

"Espero que esto no pare", declaró otra de sus hijas, María José, de 37 años, que encabezaba una concentración organizada en Las Palmas de Gran Canaria frente a la Delegación del Gobierno de España en las Islas. "Mi madre no ha matado ni ha robado, hay gente que ha matado y robado y está en la calle. Mi madre construyó en su tierra antes de que fuera un parque natural", dijo. Los nietos de Josefa Hernández ahora mismo están con una de sus hijas. 

María José no pudo hablar con su madre el lunes. Durante el fin de semana estuvo con ella. "Me vine a Gran Canaria porque mi madre me dijo que me viniera a trabajar, que no se puede estar faltando y esto es lo que hay", dijo apenada por no poder estar con Josefa durante sus últimas horas en libertad.

Isabel Saavedra, abogada y miembro de una de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), subraya el hecho de que Hernández no tiene antecedentes penales. La letrada ha manifestado que el indulto ya está pedido. "Cuando se pide, en casos como este, es muy lógico”, señaló.

Antona señaló que "espera un final satisfactorio" y dijo que José Manuel Soria, ministro de Industria, Turismo y Energía y presidente del PP de Canarias, haría "todo lo que está a su alcance" para resolver el problema. 

Más información