Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP no tiene aún expertos que trabajen en la Constitución

El partido no descarta incluir una propuesta de reforma en su programa para las elecciones

Andrea Levy y la presidenta del PPCV, Isabel Bonig. Ampliar foto
Andrea Levy y la presidenta del PPCV, Isabel Bonig. EFE

El Partido Popular, según fuentes consultadas por EL PAÍS, no ha formado ningún grupo de expertos para trabajar en su propuesta de reforma constitucional, aunque aún mantiene abierta la posibilidad de iniciar los trabajos e incluirla en el programa con el que acudirá a las elecciones generales de fin de año.

Tras disfrutar de una legislatura con mayoría absoluta en la que prefirió no abordar ningún cambio constitucional, el PP intenta recuperar la iniciativa en un debate en el que se le han adelantado otras formaciones. Tanto Ciudadanos como el PSOE formaron hace meses sendos grupos de catedráticos para trabajar en sus respectivas propuestas. Eso, unido a la discusión sobre el encaje de Cataluña en España y la cercanía de las elecciones catalanas del 27-S, ha provocado que la posible modernización de la Constitución vuelva a ocupar un lugar central en la política española.

Aunque Andrea Levy, vicesecretaria de Programas y Estudios del partido del Gobierno, reconoció ayer que “están sobre la mesa” la reforma del texto constitucional, del Senado y de la ley de financiación, Mariano Rajoy ha impuesto un calendario sin prisas. Nada ocurrirá antes de 2016.

“Ahora no es el momento, estamos al final de la legislatura. Las posibilidades de que haya un acuerdo mayoritario hoy no están ahí”, dijo ayer el presidente durante su visita a las obras del AVE en Ourense.

Constitución del 78

“Estamos cómodos y contentos con el resultado de la Constitución del 78, que hay que valorar”, explicó el diputado Pedro Gómez de la Serna, abogado y portavoz de la Comisión Constitucional en el Congreso. “Hay que saber lo que queremos. Hay que ir a un modelo de tanto consenso como el del 78, porque no se puede hacer una reforma con menos consenso. Y hay que buscar el momento adecuado”, continuó De la Serna, cuyo partido tomaría como punto de partida el informe que elaboró el Consejo de Estado en 2006 a petición del presidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero. “Al final de la legislatura, no es el momento”.

Al aplazar el debate hasta la próxima legislatura, el PP se enfrenta a la posibilidad de tener que buscar consensos en un escenario mucho más fragmentado que el que ha disfrutado hasta ahora. Frente a la mayoría absoluta que logró en 2011, es previsible que la entrada de Podemos y Ciudadanos en el Congreso obligue a arduas negociaciones para acordar los cambios si es que finalmente se inician los trabajos.