Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Redada en Melilla contra 87 menores que viven en la calle

La delegación del Gobierno despliega un dispositivo de 12 horas para interceptar a los adolescentes que tratan de colarse en los ferrys para cruzar a la Península

Los agentes custodian a un grupo de menores, este miércoles.
Los agentes custodian a un grupo de menores, este miércoles. EFE

En pleno paseo marítimo de Melilla, a apenas unos metros del puerto deportivo, la escena se repite periódicamente. "Decenas de chavales, que deambulan todo el día por las playas y calles, se acercan hasta las puertas del Burger King para pedir comida", relatan fuentes policiales. También ocurre en algún supermercado de la ciudad, donde esperan a que caiga la noche para lanzarse a los cubos de basura y rebuscar en su interior. La mayoría tiene entre 12 y 18 años. Aunque también los hay más pequeños. "Hasta de ocho años". Y llegan desde Marruecos. Solos. Con un único objetivo: desembarcar en la Península.

La delegación del Gobierno desplegó este miércoles un dispositivo especial para localizar —y poner en manos de los servicios sociales— a estos menores que viven en las calles. Esos que duermen en los alrededores del puerto y tratan de colarse en los bajos de un camión o subirse como polizones a algún ferry que los cruce a Europa. "Se muestran reacios a permanecer en el centro de acogida de La Purísima y ponen en riesgo su integridad física", ha insistido el representante del Ejecutivo, Abdelmalik El Barkani, que ha recalcado que se ha interceptado a siete adultos y 87 adolescentes y niños durante las doce horas que ha durado el despliegue. Desde la medianoche al mediodía.

Agentes de la Guardia Civil, de la Policía Nacional y de la Policía Local; coches patrullas, una embarcación y hasta un helicóptero participaron en esta operación que se ha desarrollado por Melilla la Vieja, las escolleras del puerto comercial, el Paseo Marítimo y la cuenca del Río del Oro. "Fue una auténtica redada de niños. Y pusieron en peligro la vida de los menores, que corrían de madrugada asustados por las calles de la ciudad y trataban de escapar metiéndose por cualquier sitio, incluido barrancos", ha denunciado José Palazón, portavoz de la ONG Prodein.

Cientos de menores

La génesis del conflicto conduce siempre, según el relato de las partes, al centro de menores de La Purísima —uno de los dos con los que cuenta Melilla—. Los chicos marroquíes se escapan de él. La delegación del Gobierno los describía la pasada semana, cuando se celebró una junta de seguridad local para abordar la situación, como un "grupo reacio de 40 menores".

Prodein dibuja, en cambio, un contexto muy distinto. El colectivo habla de un centro "históricamente" saturado, al que ha denunciado en numerosas ocasiones por maltrato y donde el Gobierno autonómico ha puesto en marcha un conjunto de iniciativas que "discrimina" a los jóvenes.

Los dejan tirados al cumplir 18 años: solo con el pantalón, la camisa y los zapatos

José Palazón, de Prodein

"Primero los sacaron de las escuelas y empezaron a darles clase en el mismo centro. Les quitaron también la documentación que avala su estancia en La Purísima; por lo que los policías los identifican continuamente por la calle y los retienen", relata Palazón, que añade cómo, desde hace unos cuatro años, "los dejan tirados cuando cumplen 18 años, solo con el pantalón, la camisa y los zapatos".

"Extinguen su permiso de residencia", continúa Prodein. Esa situación implica que, si los detienen los agentes, pueden ponerlos inmediatamente al otro lado de la valla —gracias al acuerdo de cooperación firmado entre España y Marruecos—. Por ello, intentan cruzar El Estrecho antes de alcanzar la mayoría de edad.

La Asociación Unificada de la Guardia Civil calcula que cerca de 400 adolescentes deambulan por la ciudad. Según los datos de febrero de la Consejería de Bienestar Social, en La Purísima duermen unos 210, pese a que su capacidad óptima es para 160. Ellos solo sueñan con saltar a Europa. Desde el puerto: donde el instituto armado ha interceptado a 643 menores solo en el primer cuatrimestre de 2015.

Más información