Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las familias temen por la vida de las dos chicas desaparecidas en Cuenca

El juez ha decretado el secreto del sumario después de que el domingo por la noche se cumplieran 72 horas sin noticias de las dos amigas

Aparte de los centenares de fotos que han empapelado las calles de Cuenca y las redes sociales con las imágenes de Laura del Hoyo y Marina Okarynska, las dos amigas desaparecidas en Cuenca el pasado jueves, hay un nombre que sobrevuela esos mismos barrios, el de Sergio Morante. Se trata del exnovio de Marina, el chico al que iban a ver justo antes de esfumarse sin dejar rastro, el joven conquense sobre el que pesan antecedentes de agresión sexual, que no ha vuelto a dar señales de vida desde entonces. Las peores sospechas de las familias se ciernen sobre él.

Marina Okarynksa y Laura del Hoyo, las dos amigas desaparecidas el pasado jueves en Cuenca. ampliar foto
Marina Okarynksa y Laura del Hoyo, las dos amigas desaparecidas el pasado jueves en Cuenca.

Laura del Hoyo se despidió el pasado jueves por la tarde de su madre con un “me voy a tomar algo”. Cogió el coche y fue a buscar a su amiga Marina Okarynska, de origen ucranio y de 26 años, dos mayor que ella, que trabaja de traductora. “Se conocen de toda la vida, tanto ellas como sus familias, todos viven en Cuenca”, comentaba este lunes un allegado de la familia. El Facebook de Laura da amplia fe de ello con un rosario de fotografías y vídeos de noches divertidas y proyectos conjuntos pendientes con Marina. Una de esas imágenes de fiesta empapela las calles de la ciudad manchega y las redes sociales desde el domingo con el subtítulo de “desaparecidas”.

Pasadas 72 horas desde que sus padres denunciaran en la policía la ausencia de ambas en la madrugada del viernes, se las dio oficialmente por desaparecidas y comenzó una búsqueda que este lunes seguía sin dar frutos ante la angustia de los familiares: “La investigación está en el mismo punto que "al principio”, se quejaba el tío y portavoz de la familia de Laura, Luis Javier Chamón. El juzgado de instrucción número 2 de Cuenca, que abrió las diligencias previas del caso, decretó este lunes el secreto de sumario.

Antecedentes de agresión

 El pasado jueves por la tarde habían quedado para ir a casa de Sergio Morante, “el exnovio de Marina”, también de Cuenca. A juzgar por las fotos difundidas, se trata de un chico curtido en los gimnasios, cuya familia también denunció su desaparición desde ese mismo jueves y del que se ha sabido —y así lo confirman fuentes cercanas a la familia— que tenía antecedentes por agresión sexual contra una novia anterior.

Sergio Morante Garces, desaparecido junto con Marina Okarynska y Laura del Hoyo.
Sergio Morante Garces, desaparecido junto con Marina Okarynska y Laura del Hoyo.

Supuestamente Marina quería recoger algunas cosas que se había dejado en la casa de Sergio tras un periodo de convivencia juntos. Presuntamente, según ha trascendido por fuentes cercanas a la familia, Laura cogió su coche y acompañó a Marina hasta allí. Horas más tarde se encontró el vehículo. Dentro había objetos personales de ambas, incluido el bolso de una de ellas con su documentación, dinero, llaves y el teléfono móvil, según han confirmado las mismas fuentes.

El estado de consternación de los familiares es total: “Se temen lo peor”, comenta un amigo de la familia. “Todas sus sospechas se concentran en el joven Sergio Morante, que tenía antecedentes por una agresión sexual previa contra una expareja y que se encuentra en paradero desconocido desde el mismo día en que desaparecieron las chicas”, expone la misma fuente. “Los familiares creen que ha huido de España”, añade.

Laura no contestó ni a los mensajes ni a las llamadas de su madre desde el jueves por la tarde. En su cuenta de Facebook, la última entrada, precisamente del pasado jueves a las 12.54, es toda una declaración de intenciones: “¡Ahora sí que sí estoy decidida! toca nueva etapa y estoy súper feliz y voy a y prepararme para ser una profesional de peluquería de lo que siempre he querido y voy a luchar por ello. No va a ser fácil pero voy a conseguirlo!”. Horas después, nadie volvió a encontrárselas ni a saber nada de las dos jóvenes, aunque hay versiones —no contrastadas— que han llegado hasta los familiares y que aseguran “haberlas visto en un pueblo cercano a la ciudad”.

“Angustia e incertidumbre”

El Ayuntamiento de Cuenca ha difundido un comunicado en el que se pone a disposición de las familias y los amigos de las dos desaparecidas en “estos momentos llenos de angustia e incertidumbre”.

El ritmo de la investigación

Pese a que la ausencia de noticias de Laura del Hoyo y de Marina Okarynksa (24 y 26 años) fue denunciada por sus padres en la madrugada del viernes en la comisaría de policía de Cuenca, hasta el domingo por la tarde no se las dio oficialmente por desaparecidas. La costumbre policial es dar un margen de 24 horas a los supuestos desaparecidos —adolescentes y mayores de edad— porque es el tiempo en el que suelen ser encontrados, pero no lo establece ninguna ley. El juez abrió diligencias este lunes por la mañana y decretó el secreto de sumario horas más tarde.

El equipo de gobierno municipal ha trasladado su apoyo y solidaridad a los familiares y allegados y ha mostrado su confianza en las investigaciones que está llevando a cabo la Policía Nacional.

En un primer momento, ante aquella denuncia del viernes de madrugada, la hipótesis que barajaron los agentes fue la desaparición voluntaria de las muchachas, pero el paso de las horas inquietó a los policías que las declararon oficialmente desaparecidas el domingo por la tarde, transcurridas las 72 horas que establece la ley.

Familiares y vecinos se han volcado por su cuenta en la búsqueda y han comenzado a batir zonas de manera organizada. Han apelado a la colaboración ciudadana a través de carteles y de las redes sociales para ayudar a la policía a encontrarlas

No obstante, los peores augurios se ciernen tras estas desapariciones. Y los familiares y los amigos de las chicas se ponen directamente en el escenario más tremendo: “Ya no es que las tengan retenidas, sino algo mucho peor”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información