Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Anticorrupción se querella contra Matas y Villar Mir por prevaricación

La Fiscalía ve irregularidades y un intento de amaño de un contrato de explotación de 635 millones de euros que ganó Florentino Pérez

El presidente del Grupo OHL, Juan Miguel Villar Mir, durante una rueda de prensa en Madrid.
El presidente del Grupo OHL, Juan Miguel Villar Mir, durante una rueda de prensa en Madrid.

La Fiscalía Anticorrupción ha presentado este jueves para su reparto en los juzgados de Palma una querella por prevaricación, falsedad documental y fraude a la administración pública contra el expresidentes balear, Jaume Matas, su exconsejera de Sanidad, Ana María Castillo, el exdirector general de Salud de Baleares, Sergio Bertrán, el presidente de OHL, Juan Miguel Villar Mir y, entre otros asesores y gestores, el exgerente del PP balear, Fernando Areal. La acción penal se centra en el supuesto intento de amaño en la adjudicación de la construcción y posterior explotación del hospital Son Espases, en Palma en 2006, cuando el PP gobernaba en Baleares.

El proyecto, valorado en 635 millones de euros –con un presupuesto de 778 millones, “la mayor obra pública” de Baleares, anota el fiscal-, fue adjudicado finalmente a la unión temporal de empresas que lideraba la firma Dragados, de la corporación ACS que preside Florentino Pérez, pese a que en un primer momento los técnicos habían puntuado como mejor oferta la que encabezaba OHL de Juan Miguel Villar Mir.

La exconsejera de Sanidad, Aina Castillo, confesó al fiscal anticorrupción, Pedro Horrach, impulsor del ‘caso Nóos’, que Matas urdió una operación ilegal para favorecer a OHL en el concurso del hospital. La exconsejera –que es una ‘arrepentida’ colaboradora en ésta y otra causa de posible financiación ilegal del PP- contó al fiscal que Jaume Matas ordenó manipular las valoraciones de la mesa de contratación para la adjudicación del multimillonario contrato.

Castillo asegura que un directivo de OHL, la empresa perdedora al final del proceso, le reprochó este hecho y le anunció que la llamarían quejándose desde la sede central del PP.

En la querella de Horrach, registrada hoy, figuran también como denunciados, por su posible relación con el trámite de valoración el ejecutivo de OHL, José Magan y Jesús Peinado propietario de la consultora Global PM y su asesor Luis Piña Sáiz, exgerente de la universidad balear UIB. La arrepentida exconsejera les cita como los interlocutores que Matas le señaló.

El fiscal interrogó a Juan Miguel Villar Mir hace casi un año, en la sede de la Fiscalía Anticorrupción de Madrid. El empresario negó que hubiera presionado o negociado con Jaume Matas para salir favorecido en el concurso del hospital: “Nunca he pagado una comisión. Apelo a mi honradez profesional”.

Horrach acudió también, el año pasado, a la cárcel de Segovia para interrogar a Matas cuando cumplía su condena de nueve meses por tráfico de influencias. El reo Matas esquivó el interrogatorio del fiscal que también preguntó –como testigo- en Madrid a Florentino Pérez, cuya empresa se hizo finalmente con la obra y el negocio de la explotación del complejo sanitario.

El empresario y presidente del Real Madrid rechazó cualquier tipo de ilegalidad en el concurso que había ganado para construir el hospital. Este caso de Son Espases fue objeto de una comisión de investigación parlamentaria meses atrás, al final de la legislatura balear (2011-2015) en la que comparecieron la mayoría de los querellados y testigos que cita el fiscal, tras años de indagaciones. También comparecieron ante el Parlamento balear, el extesorero del PP Luis Bárcenas y el reo y arrepentido Rodrigo de Santos, ex mano derecha de Matas en el PP balear.

El escrito de Horrach admite que hay lagunas en el irregular proceso administrativo de la adjudicación del contrato del hospital que deberán aclararse durante el juicio. La pregunta más evidente que sigue sin respuesta en este caso de supuesta corrupción es cómo pudo acabar adjudicándose el concurso al grupo liderado por Dragados si el amaño que había ordenado Matas favorecía a OHL. Y otra clave sin resolver es “determinar si se solicitaron o abonaron comisiones o sobornos como contraprestación”.