Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“A UPyD le ha pasado por encima el tsunami de los partidos emergentes”

Herzog, nuevo portavoz de UPyD, analiza las causas y soluciones para la crisis de su partido

Andrés Herzog y Rosa Díez. Ampliar foto
Andrés Herzog y Rosa Díez. EL PAÍS

Andrés Herzog (San Sebastián, 1974) lleva tres años peleando en los juzgados en representación de UPyD. Enarboló la bandera del partido en la lucha contra la corrupción política y ahora le toca restañar las heridas que ha abierto un año de fracasos electorales marcados por la negativa de Rosa Díez a negociar pactos puntuales con Ciudadanos. Desde el sábado, cuando fue elegido portavoz, él lleva el timón de la formación y afronta una tarea hercúlea: conseguir que el partido logre representación en el Congreso tras las elecciones generales de fin de año.

Pregunta. ¿Por qué está en crisis UPyD?

Cantó se da de baja del partido

Toni Cantó anunció ayer su baja en el partido. “UPyD ha decidido continuar en una dirección que no comparto.Por eso me doy de baja. Gracias por estos años de aventura que quedan en mi corazón”, escribió Cantó en su cuenta de Twitter.

El anuncio se produce tras el cambio en la dirección del partido, que desde el sábado lidera el candidato oficialista Andrés Herzog. Cantó se incorporó a la candidatura de Irene Lozano, rival de Herzog para suceder a Díez.

En abril, el actor renunció a ser candidato a la Generalitat de Valencia y a su escaño en el Congreso, y anunció que seguiría afiliado hasta el congreso del partido en busca de un “cambio de rumbo”.

Repuesta. El panorama político, con [el contraste entre] los partidos emergentes y nuestra líder, con mucha experiencia, ha supuesto un desgaste público que ha afectado a la marca. Hemos sufrido eso a pesar de que no hemos cambiado. Hemos sido limpios, sin corrupción y coherentes. El principal factor ha sido la irrupción de los partidos emergentes, un tsunami que nos ha pasado por encima. Es el momento de esperar, porque esos partidos se van a retratar. A nosotros nos diferencian los hechos, la ejemplaridad. Según pasan los días y esos partidos se comportan como los viejos, se valorará todavía más lo que hemos hecho. El proyecto es aguantar e ir cambiando a la vez las cosas que no han funcionado.

P. Usted es radical en la defensa de la autonomía del partido y en no pactar con Ciudadanos. ¿Por qué?

R. Yo no soy ningún radical, de una cosa ni de la otra. Pienso que no merece la pena diluirte con un partido que no comparte tu forma de ser, de actuar, ni tus principios ni tus valores. Entonces dejas de hacer las cosas que hacías. No estoy cerrado a ningún pacto, acuerdo o integraciones, pero siempre que sirvan para algo. Los partidos son un instrumento para cambiar las cosas. El objeto no es tomar el poder a toda costa, sino cambiar las cosas. Si resulta que fusionarte, integrarte, significa renunciar a esos principios, pues flaco favor le haces a la sociedad.

P. El electorado, sin embargo, castiga que dos partidos aparentemente tan parecidos no se presenten juntos. Mientras en la izquierda se trabaja por la confluencia y las mareas, UPyD apuesta por la autonomía. ¿Qué les separa de Ciudadanos?

R. La forma de crecimiento, de comportarse, su falta de transparencia y de democracia interna. También cuestiones ideológicas. Nacimos para cambiar España, no para apuntalar a PP y PSOE. Vemos que para eso está Ciudadanos, para mantener el bipartidismo. Nosotros no nacimos para eso. Nosotros nacimos para cuestionar la naturaleza del poder. Es lo que queremos seguir defendiendo y a nadie le tiene que escandalizar. Podemos defiende una cosa parecida: que no quiere confluir con otras mareas; que confluir con otras personas merece la pena si coinciden con tus ideas.

P. ¿Cuáles van a ser los ejes de su propuesta?

R. Abordar los problemas de la gente. La desigualdad entre españoles. Son ideas que ya hemos defendido pero que igual hemos dejado de defender con el mismo ímpetu. Acabar con los privilegios políticos, con los territoriales y los históricos. Que la igualdad sea real, no vivir más en un estado en el que la igualdad es más hipotética que real. Mantendremos las líneas maestras: despolitización de las instituciones y lucha contra la corrupción. Si no fuera por la corrupción tendríamos un país muy próspero. Es un problema que tenemos que abordar de raíz.

Herzog (i) junto a los también candidatos Rueda y Lozano. ampliar foto
Herzog (i) junto a los también candidatos Rueda y Lozano. EFE

P. ¿Se ha equivocado UPyD centrando su discurso en la lucha judicial contra la corrupción?

R. Ha sido al revés. Era de las pocas cosas que tenían repercusión mediática. Hemos tenido muchos canales cerrados. Nunca ha sido nuestro principal objetivo. Hemos hecho política en el Congreso, en las instituciones, y aparte hemos llevado acciones judiciales.

P. Dice que el partido se ha “aburguesado”. ¿Por qué ocurrió eso?

R. Cuando te va bien, tiendes a no abordar cambios. Los momentos de crisis son la ocasión perfecta para revisar cosas. Lo podemos hacer. Hemos sufrido económicamente, hemos tenido un ERE, y este es el momento de pensar en las cosas que no han funcionado bien, que son muchas, y cambiarlas. Hay que hacer un partido más sólido por la base, que esté preparado para cuando lleguen los momentos difíciles. Tenemos una cuota de 20 euros, y eso, hoy en día, es una exigencia importante. Tenemos el compromiso de revisar eso intentando no perder capacidad económica.

P. ¿Contará con Irene Lozano, la líder de la oposición?

R. Nuestro programa de reformas es muy ambicioso: profesionalización, mejorar la comunicación, ser un partido más cercano a la gente y más consciente de las dificultades diarias de las personas. Con el resto de candidaturas compartimos mucho del diagnóstico de lo que no funcionaba y había que mejorar. Tenemos que dejar de hablar de asuntos internos y no despistarnos. Me gustaría que Irene siguiera aportando. No podemos perder a ninguno de nuestros talentos y de nuestros activos. También me gustaría que Rosa continuara aportando su experiencia. Si no estamos todos unidos, si no defendemos la marca y el proyecto de UPyD, lo tendremos imposible.