Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mujer y los dos niños hallados tras una explosión fueron apuñalados

Los investigadores desplazados a la casa rural de Villajoyosa piensan que el hombre fallecido mató a sus familiares

Los dos niños y la mujer  hallados muertos este martes en una casa de campo en las afueras de Villajoyosa (Alicante) fueron apuñalados antes de la explosion y el posterior incendio que provocó la alerta. Los investigadores contemplan como verosímil la posibilidad de que el hombre acabara con la vida de su madre de 66 años, el hijo de siete, y la hija de su compañera sentimental, de 14 años.

Las víctimas halladas con heridas de arma blanca tras la inspección de los cuerpos en el Instituto Anatómico Forense de Alicante son los dos menores (un niño de 7 años, una joven de 14) y la mujer de 66 años. El único fallecido que no tiene heridas de apuñalamiento es el hombre de 38 años, también hallado en el interior de la vivienda.

Fuentes de la investigación indicaron a Efe que inicialmente se pensó que las víctimas habían fallecido como consecuencia de la explosión de una bombona de gas butano en el interior de la vivienda, aunque posteriormente se comprobó que había rastros de gasolina y que tres de los cuatro cuerpos presentan heridas de arma blanca.

Los fallecidos, todos españoles, son una mujer de 66 años, su hijo de 38 (el único que no presenta heridas de arma blanca), el nieto de la primera e hijo del anterior de 7 años, así como una joven de 14, que al parecer es hija de la pareja sentimental del hombre adulto.

Las mismas fuentes han señalado que una de las principales hipótesis es que el hombre de 38 años pudiera haber acabado con la vida de los dos menores y su madre para, posteriormente, suicidarse iniciando el fuego, aunque la investigación no se da aún por cerrada.

La deflagración ocurrió por la mañana, en torno a las 10 horas, en la partida rural de L’Almisserà, una zona de difícil acceso y apenas poblada cercana a una gasolinera. Hasta el lugar acudieron una docena de vehículos de bomberos que tuvieron que lidiar con un fuego que se había extendido por los matorrales del entorno vallado y árido en el que se encuentra la casa. Desde la AP-7, la autopista que recorre la costa, se observaba la columna de humo.

Los primeros operativos que entraron en la casa se encontraron dos bombonas de butano en el interior, una de las cuales tenía una fuga de gas. La estructura general de la vivienda, de tan solo una planta, aguantó, pero el interior estaba lleno de escombros bajo los que se ocultaban los cadáveres. Pasaron horas hasta que se comunicó que se había encontrado al cuarto fallecido.El incidente causó estupor en esta localidad de casi 34.000 habitantes situada entre Alicante y Benidorm. Tanto el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, como el recién nombrado presidente valenciano, Ximo Puig, mostraron su pesar por lo ocurrido.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >