Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rivera prepara su candidatura a la presidencia del Gobierno

El equipo del líder de Ciudadanos ya trabaja en el diseño de su candidatura a las generales

Rivera, este jueves, en el Parlament. Ampliar foto
Rivera, este jueves, en el Parlament. AFP

Albert Rivera prepara su candidatura a la presidencia del Gobierno, según colaboradores del líder de Ciudadanos consultados por EL PAÍS. El Consejo General del partido debe dar este sábado su visto bueno a presentar candidatos para las elecciones generales y también para las catalanas, que serán el 27 de septiembre. El núcleo duro de la Ejecutiva, que le pidió a Rivera que aspirara a ganar las dos citas, le advierte ahora de las dificultades de esa decisión. El líder anunciará en las próximas horas su futuro y así dibujará el porvenir de la diputada autonómica Inés Arrimadas, que opta a ser cabeza de cartel en Cataluña.

“La decisión ya está tomada”, dijo este viernes Rivera; “por estrategia y por el país. Hemos de salir a ganar las catalanas y las españolas”, añadió antes de que su Ejecutiva convoque oficialmente las primarias, que el 4 de julio dividirán por primera vez el corazón de la formación entre Barcelona y Madrid. Solo entonces desvelará Rivera si su brújula apunta a La Moncloa, como aseguran fuentes de su equipo, a La Generalitat, o a ambas.

El presidente de Ciudadanos vivió los últimos meses dividido entre la posibilidad de ser decisivo en Cataluña, reflejada por las encuestas, y la necesidad de apuntalar en Madrid el crecimiento electoral de Ciudadanos.

En marzo, el partido logró nueve diputados en las elecciones andaluzas. La dirección de la formación valoró ese resultado como la certificación de que había acertado en su apuesta por extenderse por toda España. Desde entonces, Rivera ha escuchado cómo su núcleo duro le sugería que se presentara a las dos convocatorias electorales al mismo tiempo.

La puesta en marcha de esa opción ya se ha diseñado. Los consejeros del presidente coincidieron en que Rivera debía anunciar públicamente su intención de optar a las dos elecciones antes de que arrancara la campaña de las catalanas, y que por eso había que hacer coincidir las primarias. Esa medida de transparencia, advirtieron varios dirigentes, complicaría la operación. Argumentaron, según constató EL PAÍS, que el partido corría el riesgo de que el debate político girara alrededor del futuro presidenciable del candidato y no de sus propuestas.

En todo ese tiempo, Rivera solo dejó una pista: “Los cambios que necesita Cataluña también se hacen desde Madrid”, dijo, construyendo un argumento que luego repitieron en privado varios miembros de su Ejecutiva.

“Nosotros somos un proyecto nacional, y a él le veo en La Moncloa. Lo que no sé es cuándo ni en qué legislatura”, explicó Matías Alonso, secretario general del partido, sin dar detalles sobre si el líder del partido optará por La Moncloa o la Generalitat.

Es el gran dilema de Rivera. El 2 de junio, cuando se reunió con Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, el presidente de Ciudadanos ofreció los diputados que logre su formación en las elecciones catalanas para sumar en cualquier “mayoría constitucionalista” que pudiera desbancar a los nacionalistas del poder.

Nosotros somos un proyecto nacional, y a él le veo en La Moncloa. Lo que no sé es cuándo ni en qué legislatura

Matías Alonso, secretario general de Ciudadanos

Los primeros resultados que miró el presidente del partido emergente la noche electoral del 24-M, y los que más le enorgullecieron, fueron los catalanes. El balance de esas elecciones, en las que Ciudadanos entró en 10 de los 13 Parlamentos en juego, ha pesado en la decisión. Ahora, los dirigentes del partido diseñan su desembarco en el Congreso. Eso incluiría, según fuentes consultadas, una remodelación de la Ejecutiva —donde tendrían un asiento Ignacio Aguado, Carolina Punset o Juan Marín, líderes en Madrid, Valencia y Andalucía— y de la estructura de la formación.

“Hasta ahora, las estructuras de Ciudadanos respondían a las necesidades de un partido pequeño catalán”, explicó Juan Carlos Girauta, eurodiputado y uno de los candidatos con más tirón de Ciudadanos, en cuyas listas tendrá un papel principal José Manuel Villegas. “La cultura regeneradora permite que se adapte a crear una estructura nueva, con una jerarquización piramidal con órganos que le tomen el pulso a los territorios”, añadió. “No vamos a incurrir en el error de los grandes partidos de tener baronías y reinos de taifas".

Ciudadanos, según confirmó su dirección, ha rebajado el listón de los avales necesarios para presentar candidaturas a las elecciones catalanas y a las generales (2%). El 4 de julio, los afiliados decidirán el candidato a las presidencias del Gobierno y de la Generalitat; el 9 al resto de las circunscripciones electorales catalanas; y el 19 a los puestos del uno al cinco en las demás provincias.

Más información