Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP se prepara ya para las elecciones generales

Cospedal transmite que quiere quedarse al frente del partido y en Castilla-La Mancha

Dolores de Cospedal y Mariano Rajoy, el pasado lunes, en la sede del PP.
Dolores de Cospedal y Mariano Rajoy, el pasado lunes, en la sede del PP. EFE

La práctica totalidad de los barones y dirigentes territoriales del PP y la mayoría de los ministros han concluido hace tiempo que Mariano Rajoy debe ejecutar cuanto antes cambios relevantes al frente del partido. Todos esperan que lo haga. Rajoy dijo el lunes, tras la ejecutiva nacional, que “en estos momentos” no cree conveniente retocar al equipo en el Gobierno y el PP que le llevó a la victoria en 2011. El miércoles revisó algo esa posición e intentó despistar con el juego dialéctico de que ese tipo de remodelaciones no se anuncian por anticipado. En la cúpula del PP y del Gobierno concluyen de esas dos intervenciones que “algo hará” y que realizará esos ajustes antes de las vacaciones de verano, entre finales de junio y julio.

Lo que sí encargó el lunes y ya está en marcha es una serie de trabajos al PP de cara a la campaña de las generales. Quiere un estudio postelectoral detallado pueblo a pueblo y por comunidades de las pérdidas de votos y espera escrutar al milímetro la cocina de los sondeos oficiales del Centro de Investigaciones Sociológicas. También quiere esperar a la constitución de los ayuntamientos y comunidades, entre el 13 y 16 de junio, y con la posibilidad de la formación de algún gobierno regional con más retraso, para cuadrar el mapa de los cargos territoriales vacantes y por recolocar.

En el PP dan por hecho que el que fue su portavoz de campaña, Pablo Casado, de 33 años, seguirá ejerciendo esa función a partir de ahora, aunque ese cargo no exista en el organigrama del último congreso. Pero el relevo importante es la secretaría general. La actual número dos del PP, Dolores de Cospedal, está desaparecida y solo tuvo una intervención a puerta cerrada el martes en Toledo ante su ejecutiva regional en Castilla-La Mancha. Allí, y en conversaciones posteriores, Cospedal ha transmitido a su equipo que hará el debate de investidura porque quiere marcar una línea de oposición dura a Emiliano García Page desde el primer momento y porque vaticina que ese gobierno socialista de alianza con Podemos no aguantará toda la legislatura y “hay que estar preparados”. Sostiene que ahora, además, como ya no será presidenta autonómica tendrá más tiempo para dedicarse desde ya a la secretaría general para “poner al partido en campaña hasta las generales”.