Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

León de la Riva, condenado por desobediencia, seguirá en funciones

El regidor en funciones está obligado a renunciar a su acta de concejal

El alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, en el juicio.

Francisco Javier León de la Riva (PP), que pese a ser juzgado en plena precampaña electoral optó a un nuevo mandato al frente del PP en el Ayuntamiento de Valladolid, se ve obligado a abandonar la política después de ser condenado a 13 meses de inhabilitación por un delito de desobediencia a la Justicia. De la Riva ya ha anunciado que recurrirá el fallo judicial y que seguirá como alcalde en funciones hasta el día 13 de junio, cuando se forme el nuevo Consistorio.

El polémico alcalde de Valladolid no logró el pasado domingo revalidar la mayoría absoluta. Es más, la unión del PSOE y dos nuevas formaciones como Valladolid Toma la Palabra y Sí Se Puede –avalado por Podemos- iba a quitarle la Alcaldía y dejar como regidor vallisoletano al socialista Óscar Puente.

Pero, ahora, la Justicia le va a impedir seguir en la política a León de la Riva. Lo que ni su partido ni los votos han impedido, lo ha conseguido una sentencia del Juzgado de lo Penal número dos de Valladolid. Además, le impide conservar su acta de concejal al frente del PP, aunque recurra ante la Audiencia Provincial vallisoletana, como ya ha anunciado.

Según esta sentencia, durante casi cinco años demoró la ejecución de otro fallo judicial que le obligaba a restaurar la legalidad en el edificio de Caja Duero, en la Plaza de Zorrilla, inmueble donde tiene su vivienda habitual y en el que se habían cometido distintas irregularidades urbanísticas.

La sentencia destaca, como hechos probados, que existió una “reiterada y evidente pasividad a lo largo del tiempo sin dar cumplimiento al mandato” judicial de restituir la legalidad urbanística en un edificio. Y, además, el fallo también pone de manifiesto el “propósito de incumplir” por parte de León de la Riva las sentencias, que se revela “de manera implícita por el reiterado actuar del acusado opuesto al acatamiento de una orden”.

A lo largo de 36 folios, se destaca que pese a conocer el contenido de la sentencia de 2008 –derribar los áticos- y haber sido requerido por la Justicia hasta en dos ocasiones (junio de 2009 y julio de 2010), “con advertencias en todos los casos de las consecuencias de no cumplir” con la resolución, “no cumplió la orden de cese de la utilización de las construcciones afectadas por la sentencia, que resultaban de la mera lectura de la misma” y hasta septiembre de 2010 no se ordena a los propietarios ocupantes de las vivienda situadas en los áticos el desalojo en el plazo de 10 días.

“Y tampoco cumplió –continúa la sentencia- con la obligación de incoar expediente sancionador contra los responsables de la infracción urbanística hasta el 29 de mayo de 2012, sin que en ninguno de los tres supuestos concurriera causa legal, administrativa o técnica justificativa del no cumplimiento hasta esa fecha”.

"Desatendió el cumplimiento de las resoluciones judiciales", dice la sentencia

Y añade la sentencia que León de la Riva “desatendió de forma conveniente e interesada el cumplimiento de las resoluciones judiciales relativas a la reconstrucción de los elementos protegidos, ilegalmente demolidos o modificados” en el edificio de la céntrica plaza de Zorrilla. Aunque, eso sí, lo hizo “con actuaciones meramente formales, sin asumir directamente la ejecución, actuando siempre por delegación en la mayor parte de los casos y, por tanto, sin la especial diligencia que exigía el cumplimiento de los requerimientos de la autoridad judicial”.

Es más, la sentencia dice que la actuación del alcalde se hizo “con el propósito de dilatar y obstaculizar la ejecución material en sus justos términos de la sentencia de 28 de abril de 2008, por un evidente interés particular, por su condición de propietario de una vivienda” en el edificio.

Por último, considera la jueza que la actuación de León de la Riva también respondió a un “interés profesional” como alcalde “por el innegable y cuantioso coste económico que la ejecución de la sentencia en sus justos términos comportaba para el presupuesto municipal”.

El Juzgado de lo Penal número dos considera que el alcalde de Valladolid es autor “criminalmente responsable del delito de desobediencia” y le impone también una multa de 12.600 euros, con responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago. El fallo judicial impide que León de la Riva ocupe durante el tiempo de la pena cargo público de alcalde o concejal, además de imponerle de las costas causadas, incluidas las costas de la acusación popular.

En su empeño de considerarse inocente, León de la Riva acaba de anunciar que recurrirá la sentencia ante la Audiencia Provincial de Valladolid y ha defendido su “absoluta inocencia”. También ha reconocido que seguirá como alcalde en funciones hasta el día 13 de junio, cuando se conforme la nueva Corporación municipal.

Más información