Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS

PSOE y Coalición Canaria, abocados al pacto

La irrupción de Podemos y Ciudadanos no ha cambiado la mecánica del poder en Canarias

Los comicios del 24-M no han supuesto un cambio sustancial en la mecánica del poder en Canarias. Dejando la irrupción de los partidos emergentes como Podemos, la gobernabilidad de Canarias sigue pasando con el concierto entre Coalición Canaria y el Partido Socialista. Así las cosas, todos dan por hecho la reedición del pacto entre nacionalistas y socialistas canarios para la novena legislatura.

Los resultados han sido claros: en primer lugar, una sensible pérdida de poder de Coalición Canaria en muchos ayuntamientos que tradicionalmente eran feudos nacionalistas debido a la irrupción de partidos como Ciudadanos y Podemos, coaligados con otras formaciones progresistas. Este aspecto no ha mermado el resultado de CC, que ha logrado obtener el mayor número de escaños con 18 diputados. La renovación personificada por el candidato nacionalista, Fernando Clavijo, quien derrotó en una suerte de elecciones internas al actual presidente del Gobierno de Canarias en funciones, Paulino Rivero, parece haber recabado la confianza de un PSOE con la candidata, Patricia Hernández, a la cabeza y tras un largo calvario de problemas internos en las islas de La Palma, La Gomera y Tenerife.

Hernández ha logrado convertir al PSC- PSOE en el ganador de los comicios con mayor número de votos, pero por las peculiaridades del sistema electoral canario y el reparto de escaños por islas. Del mismo modo, el descalabro del Partido Popular, que ha pasado de 21 a 12 diputados, cierra cualquier posibilidad de pacto entre conservadores y nacionalistas. Finalmente, partidos como Nueva Canarias con cinco diputados, Asamblea Nacionalista Gomera formación creada por el presidente del Cabildo gomero y exsenador socialista, Casimiro Curbelo con tres diputados, y Podemos con siete escaños no cuentan para poder conformar un pacto de gobierno lo suficientemente estable.

Así las cosas, para lograr los 31 votos necesarios para conformar la mayoría absoluta se vislumbran dos opciones. La primera es la fórmula aritmética más sencilla. Un pacto entre PSC y Coalición Canaria permitiría la mayoría absoluta y volvería a ofrecer a Coalición Canaria la presidencia del Gobierno regional, mientras la pérdida de poder del PSC-PSOE se minimizaría. Este pacto regional determinaría acuerdos en cascada que incluirían ayuntamientos como Santa Cruz de Tenerife o el Cabildo tinerfeño, mientras que el futuro del Cabildo de Gran Canaria pasaría por un acuerdo entre Nueva Canarias y PSOE. En este sentido, el pacto entre Coalición Canaria y PSC-PSOE en el ámbito regional se da por consumado y fuentes de ambas formaciones aseveran que es cuestión de horas su consecución.

Por otra parte, la segunda opción que ofrecen las matemáticas parlamentarias es más rocambolesca. Se podría llegar a un pacto a tres con Coalición Canaria a la cabeza, secundada por el Partido Popular y la Asamblea Socialista gomera, que permitiría alcanzar la mayoría suficiente para gobernar. Este plan ha sido prácticamente rechazado por Coalición Canaria y por el propio Casimiro Curbelo quien, por cierto, consigue tres diputados con un partido de nuevo cuño tras ser expulsado del PSOE al estar imputado por un caso de corrupción.