Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP acusa a Ciudadanos de “chantaje” por exigir primarias

Aguirre pide que todos los afiliados de PP puedan votar para elegir candidato

Elecciones autonómicas 2015
Esperanza Aguirre, a la izquierda, con Mariano Rajoy y Cristina Cifuentes. EFE

El PP rechaza con contundencia que el partido de Albert Rivera exija la asunción de primarias obligatorias en los partidos para elegir a los candidatos como condición para llegar a pactos de investidura tras las elecciones del 24 de mayo. Los populares no están dispuestos a aceptar que un partido ajeno les diga cómo tiene que ser su funcionamiento interno, y menos como coacción para negociar un apoyo electoral. No admiten abrir siquiera el debate. “Las primarias no están en discusión porque las pida otro partido”, dicen en el PP, donde la última “ocurrencia” de Rivera ha causado desconcierto.

La dirección de Ciudadanos ha elaborado unas condiciones mínimas para negociar desde la oposición pactos de investidura en las autonomías en las que pueda decidir qué partido gobierna. Según las encuestas, la formación de Albert Rivera podría tener la llave para que el PP se mantenga en el poder en al menos siete comunidades: Cantabria, La Rioja, Madrid, Comunidad Valenciana, Murcia, Baleares y Castilla-La Mancha. El primer paso que exige Ciudadanos es firmar un pacto anticorrupción que incluye la obligatoriedad de elegir a los candidatos mediante primarias. Un sistema que el PP se resiste a adoptar. Se trata de condiciones “innegociables”, explicó la dirección del partido de Rivera a este periódico. El acuerdo se vislumbra muy complicado de ser esas las condiciones porque en el otro lado, el PP, el rechazo es tajante a negociar algo al respecto.

El partido en el Gobierno y el que será con probabilidad la lista más votada en la mayor parte de las autonomías tras el 24-M ha reaccionado airado al planteamiento de Ciudadanos, que considera un “chantaje” y una falta de respeto a su historia y bagaje democráticos.

El portavoz del comité de campaña del PP, Pablo Casado, pide a Ciudadanos “que no chantajee el funcionamiento interno de otro partido”. “No es cuestión de dar lecciones de democracia a un partido que lleva 20 años funcionando y gestionando, que no vengan a dar lecciones quienes no han gestionado un euro en su vida”, aseguró Casado a EL PAÍS.

Los populares enfatizan que la forma del proceso de elección de los candidatos de un partido es una competencia interna de cada formación —siempre que siga un funcionamiento democrático, como establece la Constitución— y exigir desde fuera esas condiciones es hasta una petición “antidemocrática”, sostiene el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando. “Las primarias son las elecciones. Los ciudadanos van a decidir quiénes quieren que sean sus presidentes, ¿les parecen poco democráticas las urnas? Me parece un desprecio a la democracia y al sistema”, critica Hernando en conversación con este diario. “Es de aurora boreal”.

La petición del partido de Rivera a diez días de las elecciones ha caído como un jarro de agua fría en el partido de Gobierno, y ha sembrado el desconcierto sobre qué postura adoptará el que esperaban fuera un aliado natural para facilitar las investiduras de sus candidatos. La “ocurrencia” de Rivera inquieta en el PP. “Es como si nos dicen que ahora tenemos que defender la legalidad de la eutanasia…”, lamenta Casado. “Es de una arrogancia extrema”, critica el dirigente del PP.

Los populares están dispuestos a entablar conversaciones con Ciudadanos tras el 24-M sobre políticas de Gobierno, como sanidad o educación, y recuerdan que ya conocen lo que es llegar a acuerdos con otros partidos, como el Pacto del Majestic con el que el José María Aznar logró ser investido presidente en 1996 con apoyo de CiU. “Pero seamos serios”, piden en el PP. “Lo contrario no es negociar, sino intentar modificar los principios de otro partido”, sostiene el portavoz de campaña.

Aguirre se descuelga

Al mismo tiempo, el PP defiende su proceso de elección de candidatos. Solo Esperanza Aguirre se descolgó ayer de la línea oficial del partido, que ve su sistema de elección por los Comités electorales como el mejor posible. La candidata a la alcaldía de Madrid se mostró partidaria, sin embargo, de la participación de los militantes. “No sé si con primarias o con otro sistema. Yo me inclino por el congreso que hizo Bauzá la primera vez, un congreso abierto en el que en lugar de compromisarios votaron todos y cada uno de los afiliados, pero reconozco que no es fácil organizarlo, dado que tenemos en Madrid casi 100.000 afiliados y en toda España 800.000”, informa Bruno García Gallo.

El número de afiliados es el inconveniente que esgrimen en el partido para avanzar hacia una elección directa. “Con 800.000 afiliados no puedes hacer voto directo, no te caben en ningún sitio. Es una cuestión de delegación de voto”, arguye Casado.

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, rebajó el sistema de primarias a una “moda”. “Un partido no puede poner una moda y que en función de la moda que le parezca correcta los demás tengan que adecuarse”, sostuvo.

En el PP creen que Ciudadanos ha planteado un debate “de brocha gorda”. “Están llevando a la arena electoral la teoría política”, critica Casado, que incide en que en las primarias que se han llevado a cabo en España, en el PSOE o en otros partidos, al final "la estructura del partido puede acabar con ellas, como ha ocurrido en el PSOE con Tomás Gómez, al que se expulsó cambiando la cerradura del despacho".  “Si planteamos el debate en serio entonces hay que hablar de las primarias norteamericanas o británicas; para eso hay que cambiar el sistema electoral entero. Todo eso es un debate de teórica maravilloso pero es ciencia ficción”.

Más información