Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudadanos planea reducir los tipos y tramos del IRPF

Albert Rivera plantea armonizar el impuesto de sucesiones y reducir el del patrimonio

Albert Rivera, en el Teatro Goya. Ampliar foto
Albert Rivera, en el Teatro Goya.

La dirección de Ciudadanos propone reducir los tipos y tramos del IRPF para simplificar el principal impuesto al que se enfrentan los españoles, y mantener la progresividad (los que menos tienen, menos pagan) con un complemento salarial y otro a las pensiones, según aseguró ayer Albert Rivera, el presidente del partido, que presentó sus propuestas fiscales junto a Luis Garicano, profesor de la London School of Economics, y Francisco de la Torre, inspector de Hacienda.

“El objetivo es reconstruir las clases media y trabajadora, que han pagado la crisis”, dijo Rivera, que quiere bajar el IVA general (de 21% a 18%) y el reducido (de 10% al 7%); y eliminar el superreducido (4%), como adelantó EL PAÍS. "Esta reforma la tiene que ver con buenos ojos cualquier ciudadano español medio que cumpla con sus obligaciones; los que se han quedado en la cuneta; los empresarios que cumplen sus obligaciones; y le va a preocupar a los evasores, porque los defraudadores no van a tener cabida en nuestro país", añadió. Estas son sus propuestas, basadas en simulaciones realizadas con la ayuda de investigadores de la Universidad Complutense:

Bajar todos los tramos del IRPF. Garicano quiere reducir los tramos de tributación de los cinco actuales a tres: 18% (hasta 22.500 euros de sueldo), 28% (entre 22.500 y 52.500 euros) y 42%. El Estado recaudaría 4.350 millones menos, según sus cálculos. Ese coste, unido al de las medidas con las que se intentaría garantizar la progresividad, como el complemento salarial (7.800 millones a distribuir en función de salario, situación familiar y número de hijos) y el de las pensiones (442, que saldrían de una deducción de hasta 500 euros de la cuota estatal) dispararía el total del coste de este cambio hasta los 12.592 millones. El partido espera recuperarlos simplificando la Administración (eliminaría diputaciones y unificaría Ayuntamientos de menos de 5.000 habitantes), eliminando deducciones y luchando contra el fraude.

La misma exención del impuesto de sucesiones en toda España. Rivera propone que queden eximidas de pago en toda España la primera vivienda, la empresa familiar y las herencias de menos de un millón de euros por hijo. Por encima de esa cifra se fijará un límite mínimo (4%) y otro máximo (10%) a la capacidad normativa de cada Comunidad. El actual Gobierno ya quiso unificar este tributo, pero se encontró con la oposición de varias autonomías, con Madrid a la cabeza. También bajaría el impuesto del patrimonio.

Un tipo único de sociedades (20%). Frente al impuesto de sociedades actual (30% para las grandes empresas; 25% para las pequeñas y medianas), Ciudadanos apostará por aplicar uno del 20% (también a pymes) si llega a gobernar. Según el equipo de Garicano, que no permitiría que los gastos financieros sean deducibles y avanzaría “progresivamente” hacia la eliminación total de la deducción de intereses por encima de un millón, eso fomentaría el crecimiento empresarial. Así espera recaudar 4.500 millones más que ahora, compensando la bajada de tipos con la eliminación de beneficios fiscales y deducibles.

Lucha contra el fraude y el oligopolio de la gasolina. El equipo de Rivera pone la gasolina como ejemplo de su lucha contra “el poder oligopolístico”. Obligará, asegura, a los operadores existentes (Cepsa, Repsol y BP) a vender parte de su red “a operadores extranjeros”. Por otra parte, Ciudadanos exigirá que las fortunas acogidas a la amnistía fiscal del actual Gobierno paguen el 10% de lo repatriado, como se aprobó inicialmente, en lugar del 3% final, con lo que lograría 2.800 millones en 2016, que se unirían a los hasta 20.000 que espera recaudar en la lucha contra el fraude.