Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

UPyD suspende de militancia a los eurodiputados Maura y Calvet

Los dos representantes han pedido el acercamiento a Ciudadanos

UPyD ha anunciado que suspende cautelarmente la militancia de dos de sus cuatro eurodiputados, Fernando Maura y Enrique Calvet, a los que también abre expediente por sus críticas al partido, "por no acatar las normas internas" y por su discurso favorable al acercamiento a Ciudadanos. Así, la formación de Rosa Díez mantiene abierta la crisis desatada por sus malos resultados en las elecciones andaluzas, donde no consiguió entrar en el Parlamento y apenas sumó 76.000 votos, y que ha desembocado en la convocatoria de un Congreso Extraordinario que tendrá lugar tras las elecciones municipales y autonómicas de mayo.

“No tengo noticia de ese tema todavía”, le ha explicado Maura a EL PAÍS. “Tenía noticia de que había alguien que había impulsado una encuesta entre los militantes para saber si estarían de acuerdo con mi expulsión”, ha añadido. “Fue hace un par de días. A nivel de dirección del partido no he tenido ningún afeamiento, notificación o contacto. Nadie ha hablado conmigo”, ha cerrado.

Desde que Francisco Sosa Wagner abandonó el eurogrupo de UPyD por sus desencuentros con Díez, en octubre de 2014, los cuatro eurodiputados de la formación se enfrentaron abiertamente y dejaron de trabajar coordinadamente. A un lado quedaron Maite Pagazaurtundua y Beatriz Becerra, fieles a Díez, que esta misma semana nombró a la primera para el Consejo de Dirección, del que previamente dimitieron cuatro integrantes (entre ellos los diputados nacionales Álvaro Anchuelo e Irene Lozano). Enfrente formaron Maura y Calvet, muy críticos con la decisión de la portavoz de no alcanzar acuerdos electorales puntuales con el partido presidido por Albert Rivera. “El proyecto es irrecuperable y está agotado”, llegó a decir Maura la semana pasada, tras los malos resultados en Andalucía.

“La incoación de los referidos procedimientos se fundamenta en la reiteradas actuaciones de sendos cargos públicos en desprestigio del partido”, explicaron desde UPyD; “así como en su negativa a acatar las normas internas tanto de la formación como de la delegación de UPyD en Europa”. “Se abre ahora un periodo para la instrucción del expediente y para su resolución posterior por parte del Consejo de Dirección”, cerraron fuentes del partido, al que se le acumulan los nombres conocidos enfrentados con la dirección, que se mantiene firme en su decisión de no pactar con Ciudadanos.

Así, los diputados Toni Cantó e Irene Lozano han pedido la dimisión de Díez; el también diputado Álvaro Anchuelo ha solicitado la regeneración de UPyD; y ahora los eurodiputados Maura y Calvet son sancionados por apostar por el acercamiento al partido de Rivera.