Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Esto es vuestro castigo, perros de Francia”

Detenido por enaltecer en Facebook el ataque yihadista a ‘Charlie Hebdo’

Una imagen de Hajji Bakkali Tarik obtenida de su Facebook.
Una imagen de Hajji Bakkali Tarik obtenida de su Facebook.

Cuando Hajji Bakkali Tarik vio por la televisión a los hermanos Chérif y Said Kouachi liándose a tiros con sus kalasnikov a las puertas del semanario satírico francés Charlie Hebdo dejando un rastro de muerte el pasado 7 de enero, él escribió en árabe en su Facebook: “Quien ofende al enviado de Dios (que Dios le bendiga y salve (al profeta)) se derramará su sangre. Por eso, el asesinato de aquella gentuza causó bienestar en mi pecho”. Y horas más tarde, agregó: “A los que molesten a Dios y a su enviado, Dios les ha mnaldecido en la vida de acá y en la otra y les ha preparado un castigo humillante (Sura 33, La coalición: 57). Esto es vuestro castigo perros de Francia”. Ya de madrugada, añadía: “El Estado Islámico os hace temblar”. A sus 31 años se presentaba en su perfil de Facebook como Tarik Torrejonero, lo primero por su nombre y lo segundo porque vivía en Torrejón (Madrid), en casa de su hermana.

Soy magrebí, me siento orgulloso de mis hermanos argelinos

No era el primer mensaje en el que mostraba su simpatía hacia los actos del terrorismo islamista ni fue el último. Pero sí fue el que puso a los agentes del grupo de islamistas de la Brigada de Información de Madrid sobre la pista. Desde entonces le andaban buscando, pero Tarik –al que no se le conoce oficio ni beneficio, pero si antecedentes por tráfico de estupefacientes y estancia irregular en España-- había vuelto temporalmente con sus padres a Tetuán (Marruecos). Él mismo se puso el cepo cuando, también a través de Facebook (y en español), anunciaba su regreso el pasado 26 de marzo y en mayúsculas: “Ya estoy en Madrid”. Horas más tarde era detenido a las puertas de su domicilio y acusado de un delito de enaltecimiento del terrorismo.

El asesinato de aquella gentuza causó bienestar en mi pecho

Husmear en su Facebook, donde asegura ser empleado de un hotel madrileño, es encontrar un catálogo de elogios y exaltación de los yihadistas y fotografías del Estado Islámico. Al día siguiente de que los hermanos Kouachi asesinaran a 11 personas a quemarropa en el atentado de París, Tarik escribía otro comentario en árabe: “Je suis Cherif y said Kouachi”, imitando el mensaje de repulsa –“Je suis Charlie”-- contra el crimen terrorista que se convirtió en grito internacional de solidaridad y rechazo y que dio la vuelta al mundo. Horas más tarde, continuaba: “Soy magrebí, me siento orgulloso de mis hermanos argelinos, los que llevaron a cabo este trabajo valiente defendiendo la dignidad de los musulmanes”. Y horas más tarde (siempre en árabe): So musulmán y me siento orgulloso. También me siento orgulloso de quien enviaron a los periodistas franceses al infierno”. Supuestamente, y según las sospechas de los investigadores, Tarik había logrado la residencia legal en España al casarse con una española de Ciudad Real mediante un matrimonio de conveniencia.

El día 9 de enero de 2015, dos días después de la masacre, cuando todavía los periódicos reconstruían el asalto de los terroristas y las fotografías mostraban el reguero de sangre que habían dejado en los pasillos de la sede de la publicación francesa, escribía: “Te dijeron Je suis Charlie, jajajajajajajajajaja al infierno piratas”. Y al día siguiente añadía: “Mártires, si Dios quiere” junto a una foto con las imágenes de ambos terroristas, que fallecieron en los enfrentamientos con la policía francesa mientras trataban de huir desesperadamente protegiéndose con cuatro rehenes, que también resultaron muertos. El 10 de enero, cuando la gente se echó espontáneamente a las calles de las ciudades francesas para mostrar su rechazo a los atentados, Tarik seguía con su rezo en las redes sociales: “”Que se vaya Charlie a mil infiernos # Todos nosotros somos Mahoma el enviado de Dios: Henos aquí amado Mahoma, nuestras calurosas condolencias a la familia de los dos mártires Kouachi”. Y el 14 de enero escribía: “Un saludo de corazón a Chérif y Said Kouachi”, junto a una imagen en la que se leía en francés: “El mundo está más limpio sin Charlie. Reenviar masivamente esta imagen”.

El 20 de enero Tarik tecleaba un comentario amenazante en su muro (en español): “Espero que los franceses aprendan a respetar a los demás pobladores, y su religión del mundo, o seguirán las venganzas”. Ya mucho antes, el 31 de octubre de 2014, colgaba una imagen con una de las banderas del Estado Islámico en la que se lee: “No hay más dios que Alá y Mahoma es su profeta”. Fuentes policiales aseguran que, “hasta el momento”, no se ha podido vincular con ninguna red social de las muchas que mantiene desplegada DAESH (el acrónimo árabe del califato creado por Abu Bakr al-Baghdadi) para reclutar combatientes que luchen en sus filas.

Hajji Bakkali Tarik ha pasado ya a disposición judicial en el juzgado de Instrucción Número 3 de la Audiencia Nacional.