Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ‘brigadistas’ prorrusos viajaron a Ucrania por “ayuda humanitaria”

Tres de los supuestos combatientes alegan que no representaban a España y que solo dispararon a una diana

Tres de los ocho españoles que fueron detenidos el pasado 27 de febrero por combatir en el bando prorruso en Ucrania han asegurado ante el juez Santiago Pedraz que se desplazaron a la autoproclamada República Popular de Donetsk para realizar “labores humanitarias”. Los tres imputados han relatado que el único manejo de armas que realizaron en los tres meses que permanecieron en la zona fue “disparar cuatro tiros a una diana”, y que el resto del tiempo lo pasaron “ayudando en un comedor” o “haciendo guardia frente a un lago”, según fuentes judiciales.

Los ocho detenidos, pertenecientes a distintas ramas de organizaciones de extrema izquierda, están imputados genéricamente por delitos de asesinato, tenencia de armas y explosivos y delitos contra la neutralidad del Estado en conflictos internacionales. Este último delito está recogido en el artículo 591 del Código Penal y castigado con penas de entre cuatro y quince años de cárcel. Todos ellos quedaron en libertad tras ser detenidos en febrero en la Operación Danko, en Gijón, Cartagena, Barcelona, Cáceres, Pamplona, Alcorcón (Madrid) y dos de ellos en Madrid capital.

En la declaración de hoy, que ha durado alrededor de hora y media, los imputados han negado haber disparado contra nadie durante el verano de 2013, cuando estuvieron en Ucrania, y han dicho que no viajaron allí en su condición de españoles. Incluso alguno de ellos afirmó “no creer” en España, según fuentes presentes en el interrogatorio.

El magistrado ha tomado declaración este jueves a los tres detenidos que son residentes en Madrid y tiene previsto interrogar el próximo 8 de abril a otros dos que pidieron acudir personalmente a la Audiencia Nacional. Los otros tres comparecerán por exhorto en los juzgados más próximos a sus respectivos domicilios.

Según el Ministerio del Interior, los ocho españoles prorrusos habrían "violentado la neutralidad" que debe mantener España en el conflicto de Ucrania y les acusa de difundir en las redes sociales su entrenamiento, exhibiendo uniformes paramilitares, fusiles de asalto, artefactos y dispositivos explosivos y se manifestaban a favor de la lucha armada de los secesionistas violentos.

Interior destacó en un comunicado que "en el conflicto en el que participaron los detenidos, hay cientos de civiles muertos, la mayoría de nacionalidad ucraniana". "Algunos de estos actos han sido calificados de acciones terroristas por las Autoridades de aquel país. Estas actividades pueden ser constitutivas de delitos que comprometen la paz o la independencia del Estado, al tratarse de españoles que, al participar en el conflicto armado, violentan la neutralidad que España ha de mantener en relación con la Comunidad Internacional", añadió el departamento de Jorge Fernández Díaz.