Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Polémica tras no embarcar Ryanair a un niño que iba a ser trasplantado

La aerolínea alegó que no se hacía responsable si al menor le ocurría algo, según el padre

El niño llegó 'in extremis' a la operación, tras tomar un vuelo posterior de Air Europa

Ryanair
Un avión de Ryanair.

La aerolínea Ryanair se negó a dejar volar en uno de sus aviones a un menor canario de 10 años que iba a Madrid para ser trasplantado de hígado y riñón y que acabó llegando in extremis a la operación tras coger un vuelo posterior de Air Europa, según ha denunciado la familia. La compañía irlandesa alegó que no se hacía responsable si al menor le ocurría algo durante el vuelo, según la versión que el padre ha relatado a la Cadena Ser. Según Ryanair, que entona el mea culpa, el error fue de su personal en tierra, que no explicó a las oficinas centrales de Dublin lo urgente del viaje.

Los hechos ocurrieron el pasado 7 de marzo, aunque han trascendido ahora. El menor, Tueya, enfermo de nacimiento, llevaba dos años en lista de espera para el doble trasplante de hígado y riñón. Ese sábado 7 de marzo, la familia de Tueya recibió la esperada llamada del Hospital de La Paz de Madrid: había dos órganos esperando al niño. Tenían que darse prisa.

El primer vuelo desde Gran Canaria a Madrid era de Ryanair. La familia se presentó en el mostrador de Ryanair en el aeropuerto canario "65 minutos antes del vuelo", según ha explicado un portavoz de la aerolínea a EL PAÍS, informa Cristina Delgado. "Tenían una reserva para un vuelo de IBERIA pero querían cambiarlo para poder salir antes de la isla. Nuestro agente de handling en el mostrador les explicó que Ryanair no vende billetes domésticos en los aeropuertos ya que únicamente se venden online. A pesar de eso se contactó con las oficinas centrales en Dublin (45 minutos antes de la salida programada del vuelo), sin especificar las razones de la urgencia del viaje", añade ese portavoz.

Según el padre del menor, sin embargo, el personal de tierra de la aerolínea irlandesa se negó a que el niño embarcara alegando que no tenían tiempo para acreditar su estado de salud. Tiempo era lo que le faltaba a Tueya. El padre ha indicado que el niño ni siquiera necesitaba un asiento especial.

La familia tuvo que coger finalmente otro vuelo posterior de Air Europa, que partió una hora y media después que el de Ryanair. "Los médicos nos dijeron que habíamos llegado a tiempo por solo media hora. Si hubiéramos tenido que coger otro vuelo posterior al de Air Europa no habríamos llegado", asegura Samuel, padre del niño. Tueya fue sometido a diez horas de operación y en la actualidad se encuentra recuperándose.

Ryanair pide disculpas porque su personal en tierra "no se ocupara de esta familia de una manera más compresiva y urgente", y vincula lo ocurrido a "respetar la operativa y lo ajustado de los tiempos". "Hemos hablado con ellos para garantizar que situaciones como estas no vuelvan a repetirse. Nos hemos puesto en contacto con la familia para pedir sinceras disculpas por cualquier inconveniente ocasionado y desearles lo mejor en esa operación", señala el portavoz de la compañía.

Más información