Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un médico denuncia el uso de medios públicos para pruebas privadas

Un patólogo del Gregorio Marañón asegura que se está facturando por servicios públicos

Encierro de trabajadores del Gregorio Marañón, en 2012. Ampliar foto
Encierro de trabajadores del Gregorio Marañón, en 2012.

Juan Carlos Martínez, médico del hospital Gregorio Marañón, ha denunciado este martes que, durante años, personal de este centro hospitalario ha empleado medios públicos para realizar pruebas de clínicas privadas. "Llevan allí las biopsias privadas para hacerlas en un hospital público. Los reactivos los paga el hospital público y, claro, se benefician ellos, que luego lo facturan", ha explicado el médico. "El robo en sí ya está mal, pero es que pasan por delante de los propios pacientes del hospital", ha detallado en una entrevista en la Cadena SER.

El doctor Martínez asegura que un "entramado" de patólogos ha creado compañías que facturan por esos servicios. La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid no recibe ni un solo euro por ello. El hospital ha abierto una investigación. El médico ha denunciado los hechos ante la dirección del Gregorio Marañón, aunque — según, asegura— sigue esperando una respuesta.

El médico denunciante asegura que advirtió lo que estaba ocurriendo porque los números de referencia de las biopsias que tienen en la base de datos no coincidían con las del Gregorio Marañón. Martínez veía a diario sobres que llevaban tejidos para analizar y que procedían de pacientes de distintas clínicas privadas. "Era tal la sensación de impunidad, que ni siquiera tenían la maña de dejarlo guardado en un cajón, sino que lo ponían encima de una mesa al lado del microtomo para que la técnica, que estaba metida en la trama, los cogiera, los cortara y luego los llevara al aparato de tensión con anticuerpos".

El artífice de la trama, según Martínez, era el jefe de servicio de Anatomía Patológica, retirado en octubre. Fue entonces cuando decidió avisar al director médico del Gregorio Marañón, Eduardo Junco, encargado de supervisar el servicio hasta que nombraran a otro. Martínez asegura que intentó reunirse con él, pero un día, en medio de un pasillo, le enseñó los documentos y Junco le dijo: "El lunes te llamo". "Eso fue en octubre de 2014. Estamos a marzo de 2015 y hasta hoy".