Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PP y PSOE proponen otro costoso traslado de la alcaldía de Madrid

Aguirre repudia el palacio de Cibeles, que costó 500 millones

“No pienso pisar la sede de Cibeles, un Ayuntamiento tiene que ser humilde”, dijo este lunes Esperanza Aguirre, candidata del PP a la alcaldía de Madrid, que en unos segundos de entrevista televisiva echó por tierra los 500 millones invertidos por Alberto Ruiz-Gallardón (PP) para trasladar la sede municipal de la histórica Casa de la Villa al palacio de Cibeles.

El candidato socialista, Antonio Miguel Carmona, coincidió este lunes en que él tampoco tendrá su despacho en Cibeles, sino que dedicará el palacio “a algo muy importante para Madrid”. Fuentes socialistas indican que su intención es convertir todo el edificio en centro cultural.

Aguirre apostó este lunes por regresar a la plaza de la Villa “por ahorro”, pero, a falta de conocer los detalles, el traslado no sólo implicaría gastos adicionales (derivados de instalarse allí) sino que difícilmente evitaría los actuales.

Aguirre apostó por hacer una consulta a la ciudadanía, “como Podemos”, para ver “qué hacer con la sede de Cibeles”. Pero allí no sólo tiene su despacho la alcaldesa, sino unos 2.000 empleados municipales, que sería imposible encajar en la plaza de la Villa.

Convertir el palacio de Cibeles en dependencias municipales costó 6,9 millones, a los que se sumaron 370.000 euros por traslados adicionales de trabajadores, según la documentación a la que tuvo acceso EL PAÍS. Renunciar al edificio como sede municipal implicaría dejar en nada los 21,1 millones gastados en adecuarlo.

Pero no sólo: Gallardón obtuvo el palacio del Estado a cambio de inmuebles valorados en 360 millones de euros; la reforma se inició con un presupuesto de 80 millones y terminó costando 138 millones. En total, 500 millones.

Qué hacer ahora con ese edificio no es tan sencillo como se desprende de las palabras de Aguirre. Para empezar, el 65% del inmueble (45.000 de sus 70.000 metros cuadrados) lo ocupa CentroCentro, un espacio cultural municipal que en 2014 visitaron 1,3 millones de personas, sólo por detrás de El Prado y el Reina Sofía.

El resto del edificio fue diseñado para uso institucional y de oficinas, por lo que reconvertirlo para otros fines implicaría una costosísima obra. Sin entrar en que alberga un monumental salón de plenos, inaugurado por el Rey en 2011, al que habría que hallar utilidad. La mudanza dejaría sin sentido también el salón de la junta de gobierno, la sala de prensa y el costoso equipo informático y audiovisual instalado en Cibeles.

Carmona ampliaría el centro cultural, que ahora ocupa el 65% del edificio

¿Y adónde iría Aguirre? Este lunes mencionó la Casa de la Villa, pero el edificio está en obras y en diciembre acogerá el Instituto municipal de Formación (que ahora paga 1,5 millones de alquiler por otra sede). La reforma afecta a todo el edificio y cuesta 1,3 millones. Ahora sólo está ocupada la planta primera. Tras la obra, se ocupará todo el inmueble excepto el Patio de Cristales, las salas de La Custodia, Goya, Capilla y La Paloma y el salón de plenos.

Probablemente Aguirre esté pensando en regresar a la Casa de Cisneros, en la misma plaza, el edificio del siglo XVI en el que tenía su despacho Gallardón antes de mudarse en 2007 a Cibeles. Ha sido rehabilitado, y alberga oficinas municipales. Cuenta con una sala de prensa, pero acomodar al nuevo regidor obligaría a obras y traslados adicionales.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información