Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vieira, el magistrado que anuló parte de las escuchas de Gürtel

Los votos particulares generaron tensión en su sala

Francisco Javier Vieira, en la apertura del año judicial, en 2013. Ampliar foto
Francisco Javier Vieira, en la apertura del año judicial, en 2013.

Francisco Javier Vieira Morante cumple en la actualidad su segundo mandato de cinco años como presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid y, en concreto, de la Sala de lo Penal y Civil, que es la que investiga a los aforados de la Comunidad de Madrid (salpicada de escándalos de corrupción en el último lustro). Gran parte de la investigación del caso Gürtel la supervisó su sala cuando el instructor era el juez Antonio Pedreira.

Durante las pesquisas de Gürtel se vivieron momentos de gran tensión entre los magistrados de la sala, sobre todo cuando entraron a analizar si anulaban, o no, las escuchas en la cárcel que meses antes había ordenado el juez Baltasar Garzón (primer instructor del caso) entre los abogados de los principales implicados y sus clientes (Francisco Correa, Pablo Crespo, Antoine Sánchez).

Fueron las escuchas que, a la postre, determinaron que Garzón fuera condenado por el Tribunal Supremo y su posterior expulsión de la carrera. Pedreira prorrogó las escuchas y a sus colegas les tocó decidir qué hacían con ellas. El debate fue muy intenso entre los tres magistrados que había entonces en la Sala de lo Penal: Vieira (presidente), Emilio Fernández Castro y José Manuel Suárez Robledano, en la actualidad consejero del Tribunal de Cuentas y el magistrado que, con sus reiterados votos particulares en contra, evitó in extremis la anulación total de las grabaciones.

Tras cuatro sesiones de deliberaciones muy tensas entre el tándem Vieira-Fernández Castro, que imponían su dos votos contra uno, finalmente, se acordó anularlas casi todas y solo validar una de ellas. Tampoco fue buena la relación de Vieira con Pedreira, al que abrió un expediente por olvidar resolver una cuestión de competencia en un sumario que entonces sumaba 600.000 folios.

Más información