Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia fija en 100 euros por partido el canon de las radios a la Liga

Cada operador deberá pagar a 80.000 euros por acceder a los estadios, frente a los 708.000 euros que reclamaban los clubes de Primera y Segunda división

Locutores de la cadena SER retransmiten un partido desde una plataforma elevadora, debido a los impedimentos de la LFP, en 2011. Ampliar foto
Locutores de la cadena SER retransmiten un partido desde una plataforma elevadora, debido a los impedimentos de la LFP, en 2011.

La Audiencia Nacional ha zanjado el conflicto que, en la temporada 2011-2012, enfrentó a las empresas radiofónicas y la La Liga de Fútbol Profesional (LFP) por la retransmisión de los partidos. Las emisoras tendrán que pagar 100 euros por acceder a los estadios para narrar los encuentros, una cantidad con la que contribuirán a sufragar gastos generales (consumo eléctrico, mantenimiento, limpieza de las cabinas radiofónicas). Si deciden cubrir todos los partidos, los operadores abonarán conjuntamente 80.000 euros, una cantidad muy alejada de los 708.000 euros (456 por los encuentros de Primera División y 252 por los de Segunda) que reclamaba la patronal del fútbol por dejar entrar los micrófonos en sus estadios.

Para las radios, las cantidades fijadas por la Audiencia son “razonables” y están en la línea con lo que venían pagando hasta ahora. La sentencia es “el final de una lucha que duró año y medio. Ratifica que la radio es un medio distinto de la televisión y que no tiene que pagar derechos”, afirma Alfonso Ruiz de Assin, secretario general de la Asociación Española de Radiofusión Comercial (AERC), que este martes ha finalizado su etapa en esta entidad tras 29 años.

Los clubes querían aplicar a las empresas radiofónicas —públicas y privadas— los mismos criterios que a la televisión, que pagan sustanciosas cantidades por los derechos. Ante la negativa de las radios, que invocaban el derecho fundamental a la información, la Liga vetó el acceso de los comentaristas a sus instalaciones. Finalmente, el Gobierno aprobó, en abril de 2012, un real decreto que obligaba a los clubes a permitir la entrada de los periodistas a los campos para narrar los partidos, siempre y cuando hicieran frente al coste de determinados servicios, como el uso de cabinas o líneas microfónicas.

Ante las insalvables discrepancias de las partes para pactar un precio, la Comisión Nacional del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) fijó provisionalmente en 98 euros el gasto por partido, una cifra más próxima a la ofertada por las radios, que habían calculado una media de 25 euros, que a la de la Liga, cuya factura se disparaba hasta los 569.

A finales de 2012, la CMT resolvió que la la cuota definitiva se situara en 85 euross. Los clubes recurrieron ante la sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional. Reclamaban que anulara la resolución de la CMT y fijara el canon en 142 euros por partido. De esta cantidad, 96 correspondían a los gastos generales y otros 46 a la amortización y organización de servicios, una partida que los magistrados consideran improcedentes. Solo reconocen cuatro euros por amortización de mobiliario, con lo que se alcanzan los 100 euros marcados en la sentencia.

En sus pretensiones iniciales, la Liga aspiraba a cobrar a las emisoras por permitir a los periodistas entrevistar a los jugadores a pie de campo o por autorizar su entrada al antepalco o al túnel de vestuario. Pero la CMT dejó claro que, para los operadores, el coste de estas zonas comunes era “cero” al ser transitadas por una multitud de agentes.