Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El círculo islámico de Podemos

Un grupo de españoles conversos crea una rama musulmana en el partido

Raúl González, miembro del círculo musulmán de Podemos. Ampliar foto
Raúl González, miembro del círculo musulmán de Podemos.

Encarrilada la Transición y muerto en la cama el dictador, al madrileño Raúl González le pareció que lo siguiente que vería no sería más que una versión en color del franquismo. Comunista y luchador social, no quería integrarse en ese sistema y empezó a interrogarse sobre el sentido de la vida. Leyó todo sobre espiritualidad y terminó encontrando las respuestas que buscaba en el Corán. Consiguió una beca en 1989 y se marchó a estudiar teología islámica a Qom (Irán). Se hizo Rouhani (religioso), volvió, se dedicó a la traducción y todavía pudo pasar un tiempo más en Irán. Raúl, también conocido como Yafar Abdellah, dirige hoy la ONG Musulmanes por la Paz.

Pero aquella insatisfacción crónica inoculada durante el franquismo le ha llevado también a formar parte de Podemos y a integrarse en su círculo Musulmanes, constituido hoy por unos 70 miembros (la mayoría españoles convertidos al islam) que se comunican a través de un grupo cerrado de Facebook. Esta rama musulmana nació hace unos meses en la red social. Buscaban la igualdad con otras confesiones en el Estado español y hacer entender a un gran número de musulmanes que la política española también les afecta, especialmente en lo económico y social. Pero enseguida se toparon con problemas de aceptación por parte de otros integrantes de Podemos.

“Nosotros también creemos que el Estado debe ser laico”, aseguran los miembros del círculo

Yihad Sarrakh, una española convertida al islam hace nueve años, creó la página de Facebook junto a un compañero. Pero se quedó sola tras el revuelo formado cuando trascendió el proyecto. Muchos en Podemos no entendieron entonces que fuera posible integrar a un círculo de ese tipo. “Podemos representa unos ideales tirando a laicos que no tienen nada que ver con la religión, y de repente aparecimos nosotros”, recuerda por teléfono. “Al principio algunos estaban totalmente en contra. Leías comentarios que eran barbaridades. Tuvimos que soportar mucho. Me quedé sola porque a mi compañero le pudo la presión”. Llegó incluso a publicarse que Podemos quería islamizar España.

Pero en poco tiempo aparecieron nuevos compañeros, como Raúl González, de 65 años. Ahora se ha convertido en una de las caras visibles de este círculo, que pretende ser validado en las próximas semanas para dar respuesta, explica González, a muchas cuestiones que también afectan a una comunidad religiosa de 1,7 millones de personas en España.

Como el resto de sus compañeros y la propia organización de Podemos —consultada por este periódico sobre el tema, la dirección del partido se muestra abierta a que “el círculo sea validado si cumple los requisitos”—, González no ve ningún inconveniente en que un grupo religioso se integre en un partido laico. “Es que nosotros también creemos que el Estado debe ser laico”, asegura.

Preguntado sobre las posibles incompatibilidades del ideario de Podemos con algunos aspectos del islam, González rechaza entrar en el detalle de cuestiones como la homosexualidad o el matrimonio entre parejas del mismo sexo. Dice que Podemos es para él “un acuerdo de mínimos”. “Pensamos que la verdadera actitud de un creyente es la defensa de los débiles y de los desfavorecidos. Los musulmanes de aquí deben participar en la sociedad en la que viven”.

Podemos acaba de empezar la campaña para validar sus círculos —que acaba el 15 de junio— y todavía ninguno de ellos goza de esa oficialidad que se les otorgará si cumplen con todos los requisitos. Exactamente igual que el resto la solicitará el círculo de musulmanes, que el pasado fin de semana participó en una reunión con otros círculos sectoriales en el local de Musulmanes por la Paz. Están preparados para dar el salto real a la política.