Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Exteriores niega haber financiado actos antisemitas

La diplomacia española desmiente la denuncia del Centro Simon Wiesenthal

García-Margallo, el pasado 16 de diciembre en el Congreso.
García-Margallo, el pasado 16 de diciembre en el Congreso.

El Ministerio de Asuntos Exteriores desmintió rotundamente ayer haber financiado, de forma directa o indirecta, ningún foro supuestamente antisemita, en contra de lo denunciado por el Centro Simon Wiesenthal. El secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica, Jesús Gracia, calificó de “intolerable” la acusación.

Sin entrar a analizar su contenido, Gracia negó que su departamento subvencionase la Conferencia Internacional de Gobiernos Locales y Organizaciones de la Sociedad Civil en Apoyo a Palestina, celebrada en Málaga y Sevilla entre el 29 de noviembre y 3 de diciembre pasados, en la que supuestamente se habría promovido un boicot contra Israel.

Según el secretario de Estado, el presidente de la Federación de Comunidades Judías en España, Isaac Querub, se dirigió el pasado 4 de diciembre a su departamento para quejarse de las ayudas oficiales recibidas por Sodepaz, una ONG supuestamente relacionada con la muestra que se celebró en la Universidad Autónoma de Madrid y en la que, según el Centro Wiesenthal, se habría expuesto un mapa de Israel con una cruz gamada y una falsa cita atribuida al exprimer ministro Ariel Sharon. Sólo dos días después, afirmó Gracia, el secretario general de Cooperación Internacional, Gonzalo Robles, le respondió que la última ayuda concedida a Sodepaz fue en 2010, bajo el Gobierno socialista, para un proyecto de irrigación en Palestina que concluyó en 2012. Robles pidió también a la ONG que retirase de sus carteles el logo de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID). Respecto al Fondo Andaluz de Municipios para la Solidaridad Internacional (FAMSI), que supuestamente coordinó la conferencia de apoyo a Palestina, Gracia explicó que solo recibió ayudas oficiales entre los años 2000 y 2011, por lo que no tiene ninguna en vigor.

Dos de las asociaciones rechazan las acusaciones

ANTONIO J. MORA

Dos de las asociaciones andaluzas señaladas por el Centro Simon Wiesenthal rechazaron este miércoles las acusaciones de antisemitismo por la celebración de un foro en apoyo a Palestina, en la que supuestamente se habría promovido un boicot contra Israel. Las organizaciones aseguran que el objetivo del encuentro fue contribuir a “la construcción de la paz” entre ambos territorios, aunque admiten que abordaron la campaña de Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS) contra Israel, pero “como un asunto más”.

Así lo aseguraron fuentes del Fondo Andaluz de Municipios para la Solidaridad Internacional (FAMSI), uno de los organizadores de la conferencia. La Asociación Al-Quds de Solidaridad con los Pueblos del Mundo Árabe, otro de los colectivos mencionados por el centro, matizó en un comunicado que “no es una campaña antisemita”, en referencia al BDS.

“Ninguno de los pasos fundamentales pasa por un ataque a Israel, por destruir Israel”, señalaron fuentes del fondo, que también apuntaron que la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) no colaboró en esta actividad.

Una portavoz de la Embajada de Israel en Madrid señaló que el trabajo del Centro Simon Wiesenthal es “excelente” e independiente. “Nosotros esperamos que el Gobierno de España no apoye ninguna actividad que tenga olor antisemita”.

Las denuncias del centro judío con sede en EE UU, a las que el Ministerio de Exteriores israelí dio plena credibilidad, se producen pocos días antes de que el jefe de la diplomacia española, José Manuel García-Margallo, viaje a Oriente Próximo. Tras haber estado a finales de año en Egipto, Margallo iniciará este fin de semana una gira por Jordania, Israel y Palestina.

La principal novedad del viaje es la intención del ministro de visitar Gaza, lo que no hace ningún miembro del Gobierno español desde que en 2006 el movimiento islamista Hamas ganó las elecciones palestinas y tomó el control de la Franja.

Margallo, que podrá contemplar los efectos de los bombardeos que durante 50 días asolaron el pasado verano Gaza, tiene previsto visitar un centro de desplazados, así como reunirse con el comisionado general de la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos (UNRWA) y con Ziab Abu Amer y otros miembros del Gobierno de unidad palestino pactado por Hamas y Al Fatah y presidido por Mahmud Abas. Ziab Abu Amer, primer ministro adjunto, es un reformista independiente que ha mediado entre ambos grupos palestinos.

España ha prometido una ayuda de 36 millones para Palestina en el periodo 2014-17, de los que al menos la mitad se dedicarán a la reconstrucción de Gaza.

Más información