EEUU informó al PSOE de sus planes para la base de Morón

Los socialistas lamentan enterarse por Washington, en vez de por el Gobierno

Entrada a la base aérea de Morón de Frontera (Sevilla).
Entrada a la base aérea de Morón de Frontera (Sevilla). ULY MARTÍN

La petición del Pentágono de convertir en permanente la presencia en la base de Morón de la Frontera (Sevilla) de una fuerza de reacción para África con 850 marines, que podrían aumentar a varios miles en caso de crisis, no ha cogido por sorpresa al PSOE. Este partido tenía noticia de la misma desde hace algún tiempo, según el portavoz socialista en la Comisión de Defensa del Congreso, Diego López Garrido. Pero la información no le llegó por vía oficial, advierte, sino a través de la Embajada de Estados Unidos en Madrid, al parecer más interesada en el consenso con el primer grupo de la oposición que el propio Gobierno.

Con todo, el Grupo Socialista no quiso pronunciarse ayer sobre la petición del Pentágono y se limitó a pedir la comparecencia urgente del ministro de Defensa, Pedro Morenés, en el Congreso. “Un asunto de esta trascendencia requiere que se facilite toda la información”, reflexionó López Garrido. “Lo que no cabe duda es de que habrá que negociar a fondo sobre todos los extremos, porque esto tiene un alcance muy superior al que se le ha dado hasta ahora a la presencia temporal de los marines en Morón. Y no hemos empezado bien, porque nos hemos tenido que enterar por la Embajada estadounidense y aún estamos esperando a que el Gobierno nos diga algo”.

Uno de los extremos que habrá que negociar serán los puestos de trabajo de la base, según dejó claro la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. “No voy a invadir nunca competencias que no son mías”, dijo cuando fue preguntada por el despliegue de los marines en Morón, “Ahora bien”, añadió, “lo que sí voy a pedir es sensibilidad con los municipios que se ven directamente afectados con esa base y que, si se produce una renovación de las condiciones [de la presencia de las tropas de EE UU], se tienen que tener en cuenta los problemas que hemos tenido de empleo”.

La presidenta  andaluza pide "sensibilidad" con los trabajadores
Izquierda Unida se opondrá a la presencia de la fuerza para África

Los problemas a los que aludía la presidenta andaluza son tres expedientes de regulación de empleo (ERE) sucesivos —el último anunciado en agosto pasado— que han recortado la plantilla de 594 a 310 trabajadores. “Si hay un mayor uso de nuestro espacio, lo más lógico es que haya más empleo”, sostiene el alcalde de Morón, Juan Manuel Rodríguez. “El asentamiento definitivo de las tropas debe venir acompañado de estabilidad para los trabajadores”, insiste el portavoz del Comité de Empresa, Javier Domínguez.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

No es seguro que suceda así, pues lo que se ha producido hasta ahora ha sido la sustitución de empleados civiles españoles por militares estadounidenses, según el sindicalista. “¿Quién nos asegura que no se van a seguir militarizando los servicios? Esta situación debe suponer empleo digno en la base y alejar la sombra de nuevos ERE”.

José Luis Centella, portavoz de Izquierda Unida en la Comisión de Defensa, asegura que la nueva demanda de Washington demuestra que “la estancia temporal de los marines era una petición trampa, como ya avisamos”. En su opinión, la conversión de Morón en base permanente de la fuerza de EE UU para África es “contraria a los intereses de España y de Andalucía e incumple el Estatuto andaluz, que exige consultar con la Junta”. Su grupo, anuncia, exigirá la comparecencia de Morenés en el Congreso y se opondrá a una decisión que “pone a España en el punto de mira” y supone una “pérdida de soberanía”.

Podemos, el partido revelación que podría alterar el mapa político tras las próximas elecciones según todas las encuestas, no quiso ayer pronunciarse. Uno de sus portavoces se remitió a las declaraciones que su secretario general, Pablo Iglesias, hizo el 17 de noviembre a la Cadena SER, en las que se mostró partidario de sacar a España de la OTAN y romper el convenio con EE UU. “Yo soy patriota y no me gusta que haya militares de otros países en territorio español”, dijo, aunque matizó que tomar este tipo de decisiones “no es una cosa sencilla”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS