Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno destina 2,5 millones al Gómez Ulla para luchar contra el ébola

El Consejo de Ministros aprueba un crédito de 14 millones de euros para, entre otros, convertir el hospital militar en "unidad de aislamiento hospitalario de alto nivel"

Protesta en la puerta del Hospital Carlos III de Madrid, el pasado 8 de octubre.
Protesta en la puerta del Hospital Carlos III de Madrid, el pasado 8 de octubre.

El Gobierno destinará 2,5 millones de euros a pagar la remodelación del hospital militar Gómez Ulla, situado en Madrid, para convertir su planta número 22 en "una unidad de aislamiento hospitalario de alto nivel". El Consejo de Ministros ha aprobado hoy un crédito extraordinario de 13,8 millones de euros para la lucha contra el ébola en España que se destinará también a la compra de equipos de protección individual y a financiar proyectos de prevención en los países afectados por el brote de ébola y en sus zonas fronterizas.

Fuentes de la Comunidad de Madrid han asegurado que, una vez terminen estas obras, que empezaron en mayo pasado, será este hospital el que atienda a los posibles pacientes de ébola, en lugar del Carlos III, el centro que ha tratado a los tres infectados por ébola que ha tenido España hasta la fecha.

Hace semanas que el hospital Gómez Ulla debería haber sustituido al Carlos III de Madrid como lugar de referencia para atender a enfermos de ébola. Así al menos lo anunció el consejero de Sanidad madrileño, Javier Rodríguez, después del fallecimiento del segundo misionero repatriado, Manuel García Viejo, el 25 de septiembre. Entonce señaló que, de haber más casos de contagios por el virus, se ingresarían en el hospital militar.

Rodríguez dio a entender que era su comunidad la que pagaba las obras dentro del convenio que mantiene con el Gómez Ulla para atender a parte de su población. Sin embargo, la "zona NBQ" (nuclear, bacteriológica y química) que se está acondicionando en un ala de la planta 22 del centro es responsabilidad del Ministerio de Defensa. Está previsto firmar un anexo al convenio actual para que la Comunidad de Madrid pueda enviar a este centro los casos que se le presenten en el futuro.

Cuando se produjo el contagio de Teresa Romero, la auxiliar de enfermería que trató a García Viejo, fallecido el 25 de septiembre, la Comunidad de Madrid volvió a recurrir al Carlos III porque, según dijo entonces, las habitaciones especiales aún no estaban listas en el Gómez Ulla. De hecho, durante su ingreso hizo obras de reforma en cuatro habitaciones convencionales para transformarlas en estancias de aislamiento, con esclusas (pequeñas habitaciones en las que los trabajadores se quitan el traje de protección) de mayor tamaño.

Durante décadas, el Carlos III fue el hospital de referencia especializado en enfermedades infecciosas, desde la alerta por la gripe del pollo o el SARS hasta tuberculosis resistentes derivadas del VIH o varicela en adultos. Sin embargo, con el plan llamado “de sostenibilidad” del Gobierno autónomo para la sanidad, que incluía la privatización de la gestión de seis hospitales, su suerte cambió a finales de 2012. En noviembre de 2013 dejó de ser un centro independiente para fundirse con el cercano, y mucho más grande, Hospital de la Paz. Madrid lo transformó en un centro de hospitalización de media y larga estancia.

Cuando llegaron los casos de ébola hubo que acondicionar en apenas horas las instalaciones de aislamiento para enfermedades infecciosas que llevaban meses cerradas. El Ministerio de Sanidad no dispone de ningún centro de referencia propio para este tipo de emergencias. Distintos altos cargos de la Comunidad de Madrid han manifestado que, si el Gobierno central quiere que el Carlos III sea un centro de referencia, tendrá que dotarlo económicamente.

De momento, el futuro del Carlos III no está claro. Hasta que estén listas las obras de Gómez Ulla, sigue siendo centro de referencia en Madrid para casos de ébola. Pero cuando terminen las reformas en el hospital militar, sera este el de referencia. En el Ministerio de Defensa explican que las habitaciones especiales que se están acondicionando son para el Ejército, sin perjuicio de que se pueda atender a algún civil si es necesario, informa Miguel González. En este caso, Madrid pagaría al Gómez Ulla el coste de esa atención.

El Consejo de Ministros ha aprobado un crédito de 4,97 millones de euros para el Ministerio de  Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad; otro de 540.511 euros para Hacienda y Administraciones Públicas; otro de 870.000 euros para Economía y Competitividad; y un último de 7.47 millones de euros para Defensa, ha informado el Gobierno. Además, se han aprobado 7.000.000 de euros para el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación destinados a financiar proyectos de prevención en los países afectados por el brote de ébola y en sus zonas fronterizas.