Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Libertad de diputados y senadores para viajar gratis por toda España

Las Cámaras aseguran que tienen acuerdos para viajar en 'business' a precio turista

Iberia lo niega, pero admite que hace una rebaja en los pasajes de los parlamentarios

Los diputados y senadores pueden viajar por toda España en tren y en avión a cargo de las Cortes, sin justificar el motivo de sus viajes, de manera ilimitada y sin que se haga pública la relación de desplazamientos de cada uno de ellos o el importe. Así, es imposible comprobar si los viajes privados que hizo José Antonio Monago cuando era senador fueron pagados por él como sostiene el ahora presidente extremeño, salvo que haga públicos los pagos desde su cuenta.

Así ha sido desde 1978, sin que se hayan producido cambios, tal y como recordó ayer la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Este periódico ha pedido reiterada y oficialmente en varias ocasiones durante los últimos años al Congreso los datos de estos viajes y en todos los casos la Mesa de la Cámara ha rechazado formalmente la petición.

Se considera reservado hasta el número de desplazamientos de cada uno y, obviamente, el destino de los viajes. El motivo ni siquiera consta porque no se le pregunta al parlamentario y, por tanto, no se puede discriminar entre viaje personal, oficial, a su circunscripción o de partido. La ley de Transparencia no hace referencia a la publicidad de estos datos.

Lo único que ha cambiado es que en la anterior legislatura se decidió hacer públicos los viajes de delegaciones oficiales, es decir, aquellos en los que tiene que haber autorización previa de la Mesa y en los que se abona una dieta. También en 2009 se puso coto a los viajes oficiales eliminando casi todos los llamados grupos de amistad. Había 32 con países de situación democrática más que discutible y cada grupo tenía antes 12 miembros, y desde esa fecha quedaron en cinco. Los miembros de esos grupos viajaban frecuentemente a los países asignados. Antes de esa fecha, por ejemplo, había viajes de delegaciones al Consejo de Europa en las que se desplazaban los diputados titulares y los suplentes. De estos viajes se da cuenta ahora en las web del Congreso y el Senado y tienen asignadas dietas de 150 euros por día en desplazamientos al extranjero y 120 dentro del territorio nacional.

Límites en Bruselas

Viajes al Parlamento Europeo.Los europarlamentarios tienen unas asignaciones económicas más elevadas que las de los diputados y senadores, pero tienen más restricciones para gastos como viajes. Así, la Cámara sólo les paga sin límite los desplazamientos entre Bruselas o Estrasburgo y sus países.

 Viajes oficiales. Para que les paguen otros viajes oficiales tienen que presentar las invitaciones correspondientes para justificarlos y deben actuar como eurodiputados, nunca a título particular. De estos viajes se da cuenta en la web.

Uno de los diputados que realiza más viajes de ese tipo es Josep Antoni Duran Lleida, por su condición de presidente de la Comisión de Exteriores del Congreso. De hecho, para facilitar sus desplazamientos, el portavoz de CiU tiene pasaporte diplomático de España. En teoría, de esos viajes al extranjero de delegaciones oficiales debe realizarse un informe de actividad a la Mesa del Congreso.

Esta semana, según la web del Congreso hay tres parlamentarios en Roma, dos en Moscú, tres en París y dos en Bruselas. Los motivos son la Conferencia sobre los Derechos Fundamentales y la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa.

Para el resto de viajes en territorio español, los parlamentarios suelen sacar los billetes en la agencia de viajes de las Cámaras, sin que ellos paguen nada y sin explicar el motivo, ni siquiera a sus grupos. Las Cortes pagan el importe. El reglamento señala que “el Congreso cubre los gastos de transporte en medio público (avión, tren, automóvil o barco) de los diputados. Se trata de un reembolso de gasto, es decir, no se facilita una cantidad al parlamentario, sino que se le abona directamente el billete a la empresa transportista”.

El del Senado es idéntico y añade también que se “entrega a los senadores una Tarjeta-Taxi con un crédito máximo anual de 3.000 euros, válida para cubrir sus desplazamientos en la ciudad de Madrid.<TB>En caso de uso del propio automóvil para los desplazamientos a la Cámara para participar en alguna actividad parlamentaria, y previa justificación, se abonan 0,25 euros por kilómetro, así como, en su caso, los importes de los peajes de autopistas”. Oficialmente, el Congreso asegura que tiene un acuerdo con Iberia y Renfe según el cual los diputados pueden viajar en bussines y la Cámara solo paga como si fueran en turista. Sin embargo, fuentes de Iberia dan otra versión: el acuerdo supone que se aplica un descuento para los viajes en cualquier clase. Periódicamente, las Cortes liquidan con las compañías en función de los viajes realizados.

Respecto a la versión del presidente de Extremadura, José Antonio Monago, fuentes del Grupo Popular desmienten que senadores de una comunidad tengan encomendada la defensa de los intereses de otra. Esta versión es confirmada por anteriores responsables del Grupo Popular en el Senado.

Más información