Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso rechaza en primera vuelta al candidato del PP para presidir RTVE

El periodista José Antonio Sánchez deberá someterse a una segunda votación

Los ministros de Empleo, Fátima Báñez y Hacienda, Cristóbal Montoro y el diputado de CiU Josep Sánchez Llibre, durante el pleno en el Congreso.rn
Los ministros de Empleo, Fátima Báñez y Hacienda, Cristóbal Montoro y el diputado de CiU Josep Sánchez Llibre, durante el pleno en el Congreso. EFE

El candidato del PP a presidir RTVE, José Antonio Sánchez, no ha obtenido este martes en el Congreso el apoyo de los dos tercios de los diputados para ser elegido consejero de la corporación, pero eso no será un obstáculo insalvable. Gracias a la reforma legislativa que llevó a cabo el Gobierno nada más acceder al poder, se habilitará otra votación. En esta ya solo será necesaria la mayoría absoluta (los votos del PP son suficientes). La segunda vuelta será el próximo jueves. Una vez que sea nombrado consejero, el Congreso debe votar el cargo de presidente. En este caso, la primera elección será el mismo jueves y, puesto que tampoco se prevé que llegue a los dos tercios, se habilitará un nuevo escrutinio para el 22 de octubre. Una ajetreada tramitación derivada de la ruptura del consenso con otras fuerzas políticas, como propugnaba la ley de 2006 aprobada durante el  Gobierno de Zapatero.

Este martes, en un pleno extraordinario, se cumplió el guion. Mediante papeleta y urna han participado 277 diputados, de los cuales 178 han apoyado a Sánchez, cinco han avalado la candidatura del exrealizador de TVE Javier Montemayor, propuesto por UPyD,y 89 han emitido un voto en blanco. Otras cinco papeletas han sido nulas.

Sánchez, que actualmente es director general de Telemadrid, ya ocupó la máxima responsabilidad de RTVE entre 2002 y 2004. En la autonómica, a la que accedió en 2011, ha protagonizado la etapa más convulsa del ente con el despido de 860 trabajadores. La semana pasada, Sánchez defendió su candidatura a presidir RTVE en la Comisión Consultiva de Nombramientos del Congreso, pero no explicó el modelo de televisión pública por el que apuesta ni se pronunció sobre la posibilidad de que aplique un expediente de regulación de empleo (ERE) de forma inminente en la televisión estatal. Para cubrir la vacante de Sánchez en Telemadrid, el Gobierno de Ignacio González (PP) ha designado a Ángel Marín Vizcaíno, actual vicepresidente del ente. Su nombramiento ha contado con el rechazo de todos los grupos a excepción del PP.

Los diputados del PSOE, los nacionalistas de CiU y PNV y buena parte del Grupo Mixto han optado por votar en blanco al candidato para presidir la Corporación, mientras que UPyD ha apoyado a su propio aspirante, Javier Montemayor. En el caso de Izquierda Plural, sus diputados se han marchado del Hemiciclo sin participar en la votación al considerar que el proceso de sustitución de Leopoldo González-Echenique, quien dimitió el pasado 25 de septiembre al no recibir del Gobierno la financiación que pidió para RTVE, "ya tiene marcado el final por el PP".

El portavoz socialista, Juan Luis Gordo, ha abundado en esta idea: "Sánchez es una apuesta de Rajoy para dar respuesta a quienes consideran que con él en RTVE pueden mejorar sus expectativas electorales". Gordo ha reprochado al PP que no ha querido negociar y ha rechazado la candidatura de Sánchez por entender que durante su gestión se produjeron "ejercicios de manipulación informativa" en la cobertura de acontecimientos de gran impacto como el desastre del Prestige, la guerra de Irak, el 11-M o la sentencia de la Audiencia Nacional sobre el tratamiento de la huelga general de 2002. "RTVE se ha alejado del modelo europeo de radiotelevisión pública", lamentó el diputado socialista.

El diputado del PP Ramón Moreno ha defendido a la candidato de Sánchez al entender que su "idoneidad" para el puesto está "fuera de toda duda en términos de profesionalidad y conocimiento del medio". Moreno ha rechazado los "términos belicosos e insultantes" de algunos miembros de la oposición.

Para la diputada de CiU Montserrat Surroca, el candidato del PP no respondió durante el examen al que fue sometido en la Comisión Consultiva de Nombramientos a los "interrogantes" sobre el futuro de la televisión pública. Desde Izquierda Plural, Ricardo Sixto ha criticado la "actitud de prepotencia y suficiencia impropia" de quien aspira a presidir RTVE. A su entender, el "destino final" de la corporación ya está "marcado", motivo por el cual se ha ausentado de una votación que veía como un "paripé".

La diputada de UPyD Irene Lozano ha alabado al candidato propuesto por esa formación, recordando la "experiencia profesional acreditada" de Montemayor, realizador que ha trabajado durante tres décadas en la televisión pública, en la que se ha hecho cargo desde los Juegos Olímpicos de Barcelona hasta la boda de los entonces Príncipes del Asturias, don Felipe y doña Letizia. A diferencia  de su contrincante, Montemayor respondió de manera muy detallada a las preguntas de los diputados durante la audiencia  pública. Para UPyD, Sánchez viene a ser un "comisario político de turno" y su candidatura responde a "rendir los servicios que espera el PP en el último año antes de elecciones". Por Compromís-Equo Joan Baldoví, ha reiterado que la elección del candidato popular supondrá una radiotelevisión pública "contaminada y partidista". Los diputados del PNV no han participado del debate al considerar que este proceso se ha convertido en "algo sectario".