Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

60 detenidos en 20 operaciones de España contra los yihadistas desde 2011

La cifra se eleva hasta los 519 arrestados si se computa desde los atentados del 11-M de 2004

Varios policías trasladan a un detenido en la barriada de Las Delicias en Málaga en el mes de marzo.
Varios policías trasladan a un detenido en la barriada de Las Delicias en Málaga en el mes de marzo.

España —sola o en colaboración con otros países— ha desarrollado una veintena de operaciones contra el terrorismo yihadista en lo que va de legislatura del Gobierno de Mariano Rajoy. En total, 60 presuntos terroristas han sido detenidos, una cifra que se eleva hasta 519 si se computa desde los atentados del 11-M de 2004. Melilla, semillero del yihadismo en España, ha sido escenario de numerosas operaciones de desarticulación de células terroristas, la última este viernes, con 9 detenidos ligados al autodenominado Estado Islámico (EI o ISIS, en sus siglas en inglés).

En los últimos meses, la Policía y la Guardia Civil han desarticulado varias células que captaban yihadistas en esa ciudad y en Ceuta. El pasado mes de marzo, la policía acabó con un importante grupo con base en Melilla que envió a “decenas” de luchadores —la mayoría franceses y marroquíes— a los conflictos de Siria, Malí y Libia, según destacó entonces el Ministerio del Interior. La célula detenida en marzo era “la más activa e importante de España y, sin duda, también una de las más activas e importantes de Europa”, proclamó entonces el ministro del Interior. Entre los siete detenidos destacó Mustafa Maya Amaya, de 51 años, español residente en Melilla, quien, a través de Internet, se encargaba de escoger a los yihadistas voluntarios, cualquiera que fuese su nacionalidad.

DNI de Mustafa Maya Amaya, detenido en marzo.
DNI de Mustafa Maya Amaya, detenido en marzo.

Poco después, en el mes de mayo, seis presuntos yihadistas fueron detenidos en Melilla en una operación conjunta de la Comisaría General de Información de la policía y el Servicio de Información de la Guardia Civil contra una red que se dedicaba a enviar a jóvenes a campamentos de Al Qaeda en Siria, Malí y Libia, según fuentes policiales. Todos los detenidos eran españoles.

En el mes de enero de este año, llegaba otro golpe importante: la detención en Marruecos de Jamal Alcalá Damir, jefe de un grupo yihadista que operaba en el norte del país vecino del sur y que reclutaba yihadistas en Tetuán, Alhucemas, Taza, Fez, Marrakech y Nador. Alcalá es español aunque nacido en Casablanca en enero de 1977. Fue militar español hasta 2005 y durante nueve años perteneció el tercio 1 de la Legión, con sede en Melilla.

Entre las operaciones más relevantes del año pasado, se encuentra la del 12 de febrero de 2013, cuando el juez Javier Gómez Bermúdez envió a prisión a Mohamed Echaabi, presunto miembro de Al Qaeda de 22 años detenido en Valencia. En su auto, el juez consideraba a Echaabi como un lobo solitario, mientras que fuentes de Interior lo acusaron de estar supuestamente planeando atentar contra un alto cargo árabe en España y otros objetivos.

Uno de los seis detenidos por la Guardia Civil en Melilla en mayo de este año. ampliar foto
Uno de los seis detenidos por la Guardia Civil en Melilla en mayo de este año. efe

En el año 2012, destaca la del 27 de marzo, en la que un hombre de nacionalidad saudí residente en España fue detenido en Valencia por la Guardia Civil. Mudhar Hussein Almaliki, conocido como el bibliotecario de Al Qaeda, era miembro activo de importantes redes globales de apología de la Yihad. Según las investigaciones, pasaba casi todo el día encerrado en casa dedicado a la gestión de webs de adoctrinamiento y captación de terroristas que también facilitaban el transporte de muyahidin voluntarios a países como Afganistán.

El 26 de junio de 2012 fueron detenidos en Melilla dos individuos relacionados con la secta integrista Takfir wal Hijra (Anatema y Exilio), acusados de un doble asesinato en Marruecos en 2008.

El 2 de agosto de 2012 tres presuntos miembros de Al Qaeda de origen checheno fueron detenidos en Cádiz y Ciudad Real. La policía sospechaba que estaban planeando cometer un atentado en España o en otro lugar de Europa y la operación se anticipó ante la posibilidad de que salieran del país. Aunque en su momento el ministro del interior, Jorge Fernández Díaz, convocó una rueda de prensa donde dijo que los sospechosos contaban con explosivos suficientes "para volar un autobús", el 25 de marzo de este mismo año los tres supuestos terroristas fueron puestos en libertad por falta de pruebas.

Más información